Las ventas de coches cayeron un 21,8 por ciento en las dos primeras semanas de octubre en Castilla y León, periodo en el que se acumuló un total de 587 vehículos matriculados, frente a los 751 del mismo periodo del año pasado, según datos de la consultora MSI para la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto).

La patronal de los concesionarios considera muy preocupante este dato, ya que de nuevo da muestras de la debilidad del mercado de la automoción en España, sobre todo en lo que respecta al de particulares.

Solo dos comunidades autónomas se escapan a este mal comportamiento del mercado de la automoción en octubre. Se trata de Madrid, que sube un 7,7 por ciento, sobre todo por el buen dato del canal de empresas, y de Baleares (4,6 por ciento), por el mismo motivo. En el extremo contrario se encuentra La Rioja, con un fuerte descenso del 44,9 por ciento. Caídas superiores al 20 por ciento se dieron en Castilla-La Mancha (-29 por ciento), Extremadura (-26,9), la propia Castilla y León (-21,8) y Andalucía (-21,4 por ciento).

En una tendencia similar están Asturias, con descensos del 19,1 por ciento, Cantabria, del 17,4), Galicia, con un 17,2 por ciento menos, Aragón, un 15,7 por debajo, y Murcia, con una caída del 15,6 por ciento. Retrocesos menores se registraron en lo que va de mes en el País Vasco (-10,2 por ciento), Cataluña (-10,1), Canarias (-8,9) y Comunidad Valenciana (-6,6 por ciento).