UGT y CCOO prevén un escenario complicado para 2011 en materia laboral y sindical, con una posible huelga general que tendría lugar en los dos primeros meses del año a causa de las medidas de ajuste del Gobierno, aunque centralizan sus protestas en la reforma laboral “lesiva” para los trabajadores y promovida por el Ejecutivo presidido por José Luis Rodríguez Zapatero.

De este modo, el secretario regional de CCOO, Ángel Hernández, advirtió de que si el Gobierno sigue en “esta tesitura”, el conflicto laboral “está asegurado, porque no hay otra alternativa”. Se refiere el líder de la central sindical a las medidas de ajuste “unilateral” aprobadas en mayo, que contaron con el apoyo de sus aliados de la “derecha nacionalista” y que ha resultado “nefasta” para los ciudadanos porque ha supuesto un “cambio” en la política social y laboral del país”.

Todo ello ha concluido en un recorte del cinco por ciento del sueldo de los funcionarios, la anulación de convenios en la función pública, el recorte de inversiones en infraestructuras y la aprobación, “como colofón”, de la propia reforma laboral, cuyo objetivo es “facilitar y abaratar el despido”.

Al respecto, señaló que si la situación no se reconduce en el Pacto de Toledo, 2011 comenzará como terminó 2010, con protestas y huelga general. Otra de las consecuencias de llegar a este escenario es la obligación de ponerse de acuerdo sindicatos y patronal sobre la negociación colectiva antes del 28 de agosto porque en caso contrario habrá decreto, “que es como tiene acostumbrada a la gente a gobernar”.

Hernández lamentó que el año se cierre con casi 4,5 millones de parados y el anuncio de la eliminación del Programa Temporal de Protección por Desempleo e Inserción (Prodi), que se traducía en una ayuda de 426 euros a aquel que se había quedado sin prestación alguna.

Por su parte, el secretario regional de UGT, Agustín Prieto, coincidió en calificar de “malo” el año que se avecina debido a los presupuestos restrictivos del Gobierno y la Junta, que “no significan un estímulo de inversión, “con lo que reactivación económica se producirá, como mínimo, a final de año, con los primeros síntomas de crecimiento”. Incluso consideró que el panorama de Castilla y León puede ser más negativo que el nacional, ya que el tejido económico es “distinto” y para crear empleo hay que crecer al 0,5 por ciento o un punto por encima del conjunto de las autonomías.

Prieto, quien también auguró protestas y paros generales, como se ha reiterado en los últimos días, informó de que el trabajo sindical se centrará en 2011 en buscar revertir la reforma laboral y la ampliación de la edad de jubilación a los 67 años, “porque no es normal que trabajen los abuelos y los nietos se queden parados en casa”.

 

Más gente sin prestación

Además, lamentó que, justo cuando se elimina el Prodi, es cuando menos parados dejarán de cobrar alguna ayuda. En Castilla y León, actualmente hay 200.000 personas en desempleo, de los que 70.000 ya se han quedado sin prestación. Prieto augura que en 2011 se les sumarán otros 50.000, con lo que serán hasta 120.000 las personas que no percibirán ningún tipo de prestación.

También preocupa en el ámbito sindical la negociación colectiva con la patronal, aunque dio un voto de confianza a la nueva Directiva de la CEOE y exigió a Cecale que “se ponga las pilas”.

 

Diálogo Social

Tanto Hernández como Prieto reiteraron que el Diálogo Social, que seguro sufrirá un ‘parón’ hasta que se forme nuevo Gobierno autonómico tras las Elecciones, se centrará en materia de salud laboral, formación y la renovación del Plan de Empleo para el próximo año.

El Diálogo Social contará a partir de ahora con menos presupuesto, pero “mejor que peor se negociará”, según el líder de CCOO, quien destacó que en Castilla y León “al menos lo tenemos, que no es poco con la que está cayendo en el resto de España”.

Además de coincidir con Hernández en las previsiones sobre el Diálogo Social para 2011, Prieto consideró que el aspecto positivo es la puesta en marcha ya de la Renta Garantizada de Ciudadanía, regulada en el Estatuto de Autonomía. Aunque llega con retraso, ya que el documento se firmó el 28 de diciembre de 2009 entre la Junta y los sindicatos, los interesados pueden ya solicitar la ayuda, “gente que está en situación difícil, y que por desgracia será el último recurso que les queda”.