La Gerencia de Emergencias de la Junta de Castilla y León atendió a lo largo del año pasado un total de 262.807 llamadas en demanda de ayuda sanitaria, un 3,11 por ciento más que en 2008, con un tiempo medio de respuesta de 13 minutos y 49 segundos para los 144 recursos asistenciales móviles que se gestionan desde el Centro Coordinador de Urgencias (CCU), según un comunicado.

En el décimo aniversario de su puesta en funcionamiento, los 1.311 profesionales de la Gerencia de Emergencias de Sacyl atendieron, con esas más de 262.000 llamadas, a 222.526 pacientes, siendo los accidentes y las caídas los casos más comunes (13,5 por ciento del total). Le siguen las enfermedades relacionadas con el sistema nervioso (13,1), las del aparato respiratorio (12,3), los traumatismos (10,3 por ciento) y las enfermedades del aparato circulatorio (10,1 por ciento).

Así, las 23 unidades medicalizadas de emergencia (UMES) intervinieron en 35.244 ocasiones (24.381 en el medio urbano y 10.863 en el medio rural), con un promedio diario de 4,2 servicios cada una. El 81,2 por ciento de los pacientes fue trasladado a centros hospitalarios, mientras que el 18,8 restante fue dado de alta en el lugar.

Los helicópteros sanitarios fueron activados en 2.130 ocasiones (637 el de la base de Astorga, 451 el de Burgos, 542 el de Salamanca y 500 el de Valladolid). En cuanto a las Ambulancias de Soporte Vital Básico (ASVB), el CCU las activó en 166.896 ocasiones, con 178.458 pacientes atendidos.

Por último hay que destacar el trabajo de los profesionales que trabajan en la atención de la urgencia en Atención Primaria, que acudieron en 28.423 ocasiones y prestaron ayuda a 30.307 pacientes.

Por provincias, Valladolid registró casi una cuarta parte de las 262.807 llamadas (22,6 por ciento), con 59.288, y 46.752 pacientes atendidos; seguida de León (18,8 por ciento) con 49.463 operaciones y 14.108; Burgos (14,4 por ciento) con 37.909 y 33.708 personas; Salamanca (13,1 por ciento) con 34.368 llamadas y 29.687 pacientes; Zamora (8,1) con 21.384 y 18.211; Ávila (7,3 por ciento del total) con 19.236 salidas para atender a 17.007 personas; Palencia (6,5 por ciento), con 16.960 y 15.281; Segovia (5,7) con 15.066 y 12.792; y Soria (3,5 por ciento), con 9.133 operaciones y 7.982 pacientes.

Asimismo, de las 35.244 veces que fue necesaria la intervención de UMES, seis de cada diez se desarrollaron en Valladolid (8.615), León (5.854) y Burgos (5.743), seguidas de Salamanca (4.512), Zamora (3.036), Ávila (2.407), Palencia (2.277), Segovia (1.620) y Soria (1.180). En cuanto a los helicópteros, 597 veces salieron con destino a la provincia de León, 314 a Salamanca, 301 a Burgos, 248 a Valladolid, 226 a Ávila, 124 a Zamora, 117 a Segovia, 108 a Palencia y 95 a Soria.

Por último, casi 6.000 del total de salidas fueron para accidentes de tráfico, una gran parte de las mismas en León (1.349), Burgos (987) y Valladolid (956), seguidas de Salamanca (773), Zamora (443), Ávila (405), Segovia (398), Palencia (368) y Soria (283).