Castilla y León celebró 2.160 espectáculos taurinos de todo tipo durante la temporada 2012, que concluyó a finales del mes de octubre, lo que supone una caída del 8,59% con respecto al año pasado, en el que se autorizaron 2.363 festejos.

Las provincias de Valladolid, Salamanca y Segovia acogieron dos terceras partes del total de festejos, con 672, 411 y 333, respectivamente. Les siguen Zamora, con 254; Ávila, 229; Soria, 84; y Palencia y Burgos, con 72 cada una. León es la que menos festejos taurinos ha celebrado, con 33.

En cuanto a la tipología, se organizaron 56 corridas de toros, frente a las 81 de la temporada anterior, un 30,86% menos. De ellos, 11 fueron en Ávila, mientras que nueve festejos de este tipo se autorizaron en Burgos, Salamanca y Valladolid. En Segovia, ocho corridas de toros, y otras cuatro en la provincia de Palencia. Cierran la lista Soria (3), León (2) y Zamora (1).

Por otra parte, se celebraron 867 encierros, de los cuales, 77 fueron por el campo y 133 de tipo mixto. En comparación con 2011, el número de encierros celebrados en Castilla y León descendió casi un 8% Asimismo, destaca el descenso en las novilladas picadas, que han pasado de 37 a 32 (reducción del 13,51%), y de los festejos de vaquillas, de 770 en 2011 a 673 en 2012, un 12,60% de reducción.

Por el contrario, los bolsines taurinos se incrementaron un 87,5% en esta temporada, pasando de ocho a 15. Lo mismo ocurrió con los festivales con picadores, que crecieron un 33,3%, de los 9 de 2011 a los 12 de este año.