Los casos de coronavirus no dejan de crecer y los niños y jóvenes no son ajenos a estos datos. La familia que más y la que menos afronta hoy la jornada con el temor de recibir la temida llamada del colegio diciendo que su hijo está confiando por contacto directo con algún positivo confirmado. Obviamente si es su hijo el positivo, los temores son otros, sin duda. Un confinamiento hoy significaría 10 días (desde hoy 22 y hasta el día uno o dos de enero) sin poder salir de casa, es decir, todas las fiestas. Eso suponiendo que ese confinamiento no derivara en un positivo confirmado, en cuyo caso el escenario sería aún peor para toda la familia, no ya por el confinamiento en sí sino por la propia enfermedad.

No se trata de un temor infundado, esa llamada podría tener lugar y cada vez la posibilidad parece más real: En los últimos días, según los datos de la Consejería de Educación y la de Sanidad recogidos el viernes 17, 11 aulas se habían confinado en Segovia, pero el total en la comunidad ascendía a 165 aulas confianadas. En concreto, las aulas en cuarentena se encontraban distribuidas de esta manera en la región: 15 grupos de Ávila, 12 aulas de Burgos, 19 en León, 21 de Palencia, 14 de Salamanca, 11 en Segovia, 1 en Soria, 56 en Valladolid y 16 en Zamora.

En Segovia, los colegios que contaban con aulas confinadas a fecha 17 de diciembre eran los siguientes: CEIP Arciprestre de Hita, de El Espinar; CEIP El Peñascal, de Segovia; CRA San Rafael, de La Estación de El Espinar; CRA El Pizarral, de Santa María La Real de Nieva, CC Claret, de Segovia; CRA Los Llanos, de Valverde del Majano y CEO Mirador de la Sierra, de Zarzuela del Monte.

Aunque aún no contamos con los datos oficiales que publicará la Junta de los últimos dos días, justo antes de las vacaciones escolares, es evidente que los casos no han dejado de subir y numerosos colegios segovianos registran confinamientos totales de aulas o parciales, por contacto estrecho con algún caso positivo confirmado.

Ante una situación cuando menos delicada en el ámbito escolar, no es extraño que familias afronten el último día de colegio con la incertidumbre de si llevar o no a sus hijos a los centros o no. A pesar de todo, son muchas las muestras de apoyo y cariño que los educadores y padres muestran a los niños para que esta nueva ola de contagios no acabe con el ambiente navideño y la ilusión de los más pequeños.

Pequeños grandes gestos para unos días muy especiales

No podrá venir Papá Noel a las aulas, como otros años, pero deja algún detalle durante la noche que los niños encuentran al llegar a clase el último día; no podrán cantar frente a sus padres sus villancicos preparados con tanto cariño durante las últimas semanas, pero los profesores se ponen al día con la edición de video y graban videoclips que después los padres podrán ver a través del correo electrónico; no se hacen fiestas con otros alumnos compartiendo música y chuches, pero se envían postales navideñas entre los compañeros para desearse felices fiestas estos días en los que no se verán en el parque; incluso algunos profesores escriben cartas a los alumnos animándolos a seguir haciendo las cosas tan bien como hasta ahora… El límite está en la imaginación.

Los signos de cariño, aun con mascarilla y manteniendo la distancia, se manifiestan con más fuerza si cabe para que estas Navidades sean, para nuestros escolares, tan especiales como merecen. ¡Felices vacaciones, que lo sean llenas de salud!