La muestra, cuyo autor es el biólogo y director de documentales, Carlos Sanz, recoge distintos aspectos relacionados con la vida de esta fascinante especie, cuya población en la Península Ibérica se estima en torno a los 1.500-2.500 ejemplares.

Incluye diversas fotografías sobre la biología, ecología y problemática actual del lobo ibérico, y se complementa con algunos cráneos de lobos y de otros cánidos.

Asimismo, forman parte de la exposición los más variados objetos relacionados, de una u otra forma, con la cultura tradicional asociada al lobo: esculturas, pinturas, grabados, escudos, monedas, sellos, libros, carlancas, cepos, amuletos y reproducciones de piezas arqueológicas y etnológicas.

Fotografia: Dani Hernanz (flickr).