Como Presidenta de la Federación de la Mujer Rural, llevo luchando más de 25 años, para mejorar la situación de las Mujeres en las zonas rurales. Participé en la Conferencia Internacional de la mujer, en Pekín y hasta hoy seguimos reivindicando los derechos de la mujeres rurales con la conmemoración del Día Mundial de la Mujer Rural.

Todas pensábamos que el futuro del mundo rural se podía mejorar, que las mujeres rurales del mundo tendrían apoyo de los gobiernos de todos los países, los que se comprometieron a defender nuestros derechos y reconocer el trabajo a la agricultura, la seguridad alimentaria de todos los hogares, al desarrollo y a la Paz. Queríamos terminar con la pobreza. Garantizar a las mujeres una educación de calidad y tener mejores cuidados médicos, eliminar la violencia contra las mujeres y protegerlas en los conflictos armados. Promover la autonomía económica de las mujeres. Favorecer la participación de las mujeres en la toma de decisiones. Promover los derechos fundamentales de la mujer. Reforzar el rol en los medios de comunicación para hacer tomar conciencia de la igualdad entre las mujeres y hombres e integrar a las mujeres en el proceso de desarrollo duradero. Todos estos compromisos, siguen en pie.

Todas las mujeres rurales del mundo, luchan con valentía y coraje, día a día, son ejemplo de esperanza y de lucha, donde nos podríamos reflejar y donde nos permite ver o mostrar el trabajo que realizan para sacar adelante a sus hijos y mostrar la ayuda y contribución que hacen a los gobiernos.

Hoy es el día para reivindicar a todos los Gobiernos que no han cumplido sus promesas, porque sabemos que el primer deber de un Gobierno es mantener su palabra.

El futuro del mundo depende de las mujeres, aunque no quieran reconocerlo los hombres. Es más Yo diría, el futuro del mundo rural pertenece a los que más trabajan y viven en las zonas rurales, que las mujeres rurales son las que darán esperanza para que pueda existir un futuro mejor en cada país. Y para ello hay que luchar y exigimos unos derechos humanos universales mínimos.

Derecho a no pasar hambre. Derecho al Desarrollo. Derecho al trabajo. Derecho a la educación. Derecho a poseer la tierra y poder heredarla. Derecho a cuidados médicos. Derecho a tener servicios especiales para los embarazos. Derecho a participar en las tomas de decisiones y a poder tener nuevas tecnologías de las información.

Todas las asociaciones tienen que tomar nota y si no cumplen los gobiernos, tendremos que preguntarles ¿por qué no han podido cumplir?. Hay que exigir que cumplan sus promesas y nosotras debemos de seguir luchando para poder avanzar en esta lucha.

Podemos preguntarles en qué situación de inserción laboral está la mujer rural ¿dónde trabajan más si en la agricultura o en otros sectores?. La respuesta a estas preguntas son distintas dependiendo de cada país, pero solo existe una con un común denominador. La desprotección.

La mano de obra femenina se está utilizando de modo informal, con grandes desventajas en el trabajo tanto a tiempo completo, como parcial, las mujeres siempre pierden. Con una inserción laboral marcada con estas características, las mujeres poco han podido contribuir a superar la pobreza existente en las áreas rurales de todos los países.

La ONU, está solicitando a los líderes de todos los países, urgentemente, que concreten las acciones políticas y legales para mejorar el acceso a la justicia y a los recursos y oportunidades económicas y políticas.

Nosotras, La Federación Española de la Mujer Rural, apoyamos y ayudamos a todas las mujeres rurales del mundo y en este día demostraremos que todas las mujeres luchamos por un Desarrollo Sostenible duradero, porque todas unidas tenemos que mejorar el futuro de nuestros pueblos, para nuestras hijas y nietas.

 

Hontalbilla octubre de 2.012

Juana Borrego Izquierdo

Presidenta Nacional de Femur