Segovia acompañó esta tarde a su patrona, Nuestra Señora de la Fuencisla, en su regreso al Santuario de las Peñas Grajeras. Fue el broche a los tradicionales actos de la Novena, que se iniciaron el pasado 20 de septiembre, en un año en el que además se cumplen cuatro siglos de su primera entrada a este templo, según recoge la agencia de noticias Ical.

Finalmente, la lluvia respetó y la imagen, acompañada por las autoridades civiles y religiosas y los alumnos de la Academía de Artillería pudo procesionar por las calles de la capital tras el rezo del rosario en la Catedral.

Los actos contaron con la presencia de numerosas autoridades, entre ellas el alcalde de la ciudad, Pedro Arahuetes; la consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente; el presidente de la Diputación, Francisco Vázquez; el delegado territorial de la Junta, Javier López-Escobar; y la subdelegada del Gobierno, Pilar Sanz. Además, cientos de segovianos aplaudieron y siguieron a la imagen durante el recorrido que separa la Catedral del Acueducto, lugar donde la esperaban numerosos vecinos y turistas para la despedida oficial, apunta Ical.

La tradición se cumplió un año más y la patrona de Segovia fue homenajeada con bailes tradicionales en la plaza del Azoguejo. El obispo, Ángel Rubio, se dirigió a los fieles para recordar la importancia de los 400 años de historia del santuario que alberga a la Virgen. Precisamente hacia este templo fue trasladada la imagen posteriormente, donde fue despedida con el canto de la Salve.