Las 29 escuelas infantiles dependientes de la Junta de Castilla y León suman para este curso escolar un total de 3.746 solicitudes para 2.247 plazas de niños de 0 a 3 tres años, por lo que cada una recibe una media de 1,6 peticiones, entre las de continuidad para alumnos que renuevan y las de nueva admisión. Concretamente en nuestra provincia, la única guardería que tiene la Junta en Segovia, oferta 61 plazas para las 75 solicitudes de las mismas registradas. No en vano, todos los años, cuando está finalizado el curso, se ofrece un número determinado de plazas para el curso siguiente, respetando a los niños de 1 a 2 años y de 2 a 3 años que deseen reservar plaza y asegurar así su continuidad en el proceso formativo y evolutivo del menor.
Fuentes de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades explican a la agencia Ical que la mayoría de las familias de la Comunidad presenta solicitud de plaza para todas las guarderías públicas de su municipio, ya sean gestionadas por la administración regional o bien dependan de los ayuntamientos. Es decir, que un mismo niño puede figurar en el listado de solicitudes para plazas de la Junta y de los consistorios ya que muchos padres presentan varias instancias para asegurar una plaza en alguno de los centros públicos, al no ser las peticiones excluyentes.
De ahí que Familia no hable, en realidad, de lista de espera. La verdadera depuración de datos llegará cuando se crucen los datos entre todas las solicitudes presentadas para conocer el número exacto de padres que piden plaza en cada uno de los centros públicos.
La mayor diferencia entre la oferta y la demanda se encuentra en la provincia en Palencia, donde cada una de las 307 plazas existentes, repartidas en las cuatro escuelas infantiles de la Junta, recibieron 2,4 solicitudes hasta un total de 740 peticiones. Le sigue Soria, que cuenta con 227 plazas entre los tres centros, con dos peticiones de media (461). Por encima de la media regional también aparece León, con 1,7 solicitudes por plazas disponibles. En cambio Ávila y Burgos (con 1,5, cada una), Valladolid (1,4), Salamanca (1,3), además de Zamora y Segovia (1,2) están por debajo.
La Junta cuenta con cinco escuelas infantiles en la provincia de León (cuatro en la capital y una en Ponferrada) mientras que en Burgos (capital, Aranda y Miranda), Palencia (capital y Guardo), Salamanca (capital y Béjar) y Valladolid (capital, Tordesillas y Olmedo) hay cuatro. Soria y Zamora disponen de tres centros, cada una; Ávila tiene dos y Segovia una.
Tal y como marca la Junta de Castilla y León, las guarderías deben tener un número de niños por unidad según tramos de edad. Es decir, la cifra máxima de alumnos para un aula de menores de un año es de 8; por debajo de dos años es de 13 plazas y de dos a tres años, las clases son de 20. Eso, sí cada niño con necesidades educativas especiales computa por dos al requerir de más atención por parte de los cuidadores. Las escuelas de la administración regional van desde las ocho unidades del ‘Parque de los reyes’ de León (115 plazas) hasta las tres de ‘San Bernardo’ (41 plazas) y ‘Virgen de la Vega’ (39 plazas) en Salamanca y las dos de ‘Viuda de Cadenas’ (33 plazas) en la capital leonesa.
La Junta publica cada curso un baremo para la admisión de los niños y lo que más cuenta es que ambos padres trabajen o haya un impedimento justificado para atender al menor o que conviva con solo uno de sus progenitores (6 puntos). También tiene la misma puntuación que las rentas de la unidad familiar sean iguales o inferiores al IPREM, aunque baja a medida que se alejan estos ingresos. También se valora la condición de familia monoparental y numerosa así como la proximidad del domicilio o del trabajo de los padres.

Amplia cobertura

La Consejería de Familia recuerda que Castilla y León cuenta con una cobertura de plazas infantiles superior al 57 por ciento, lo que supone 24 puntos por encima del objetivo recomendado por la Unión Europea. Además, precisan que la Comunidad ya ha cumplido, antes de la conclusión de la legislatura, el compromiso de llegar al 55 por ciento de cobertura.
Añade que todas las provincias de la región superan esas recomendaciones europeas y la cobertura de plazas infantiles en la Comunidad está muy equilibrada, ya que tanto el medio urbano como el medio rural cuentan con una cobertura superior a ese 33 por ciento recomendado. Un objetivo que viene respaldado por el Programa ‘Crecemos’ en pequeños municipios rurales, con un presupuesto para 2014 de 1,8 millones de euros.
Pero también con el Plan Educa 3, gracias a los convenios de colaboración entre el Ministerio de Educación y la Comunidad de Castilla y León para financiar la construcción de escuelas del Primer Ciclo de Educación Infantil que gestionan los ayuntamientos.
Un dato dato que demuestra que la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades apoya a las familias de Castilla y León, consciente de que estos centros aportan un “valor social fundamental” directamente vinculado con la socialización y el desarrollo de los menores, y representan una ayuda para los niños en su camino hacia el sistema educativo.