Nuevas oportunidades industriales y de negocio se abren para casi una treintena de empresas de Castilla y León dedicadas a la fabricación en diferentes sectores, como el textil, la cosmética o el vidrio y el metraquilato. La pandemia del coronavirus ha impulsado en unos casos y en otros generado nuevas producciones de equipos de protección, geles desinfectantes y otros elementos para evitar contagios de COVID-19.

Una vez pasado el periodo más duro de la crisis sanitaria, marcada por la escasez de los denominados EPIs, unas 28 empresas han reorganizado sus plantillas y marcado una nueva estrategia inversora para atender la nueva demanda existente, no solo por administraciones, sino también por el sector privado ante la llegada de la nueva normalidad y la apertura de los establecimientos y centros de trabajo que permanecieron cerrados durante meses.

Para ello, el Consejo de Cámaras de Comercio de la Comunidad, con la colaboración de la Junta y la patronal Cecale, agrupan la oferta de todos estos productos, ‘made in Castilla y León’, en un portal en el que otras empresas o administraciones pueden contactar con estas compañías, en algunos casos pequeñas firmas, para hacer compras seguras, pues el Gobierno autonómico ha verificado que cumplen con las normas de seguridad exigidas.

En el portal https://www.proveedoresepiscyl.es el tejido productivo de la Comunidad puede encontrar información de contacto, así como una dirección de correo electrónico, un número de teléfono y una persona de referencia para poder hacer un encargo o solicitar un presupuesto. De esta forma, el directorio permiten acceder a una oferta de empresas especializadas en pantallas faciales, batas impermeables, mascarillas, guantes, calzas o hisopos.

Del deporte a los EPIs

La empresa leonesa Maglia Sport, situada en la carretera de Asturias (N-630), produce mascarillas reutilizables (equivalentes a FPP3), batas, buzos, gorros y calzas en su planta. En sus 36 años de historia siempre se había dedicado a producir ropa deportiva, pero a partir de mediados de marzo, en un ejercicio de solidaridad, decidieron ponerse a disposición de la Junta y tras recibir tejido y demostrar que cumplían los niveles de seguridad exigidos, iniciaron la producción de EPIs.

Su responsable de Calidad y relaciones públicas, Jorge Arrimadas, destacó que ante el parón de la actividad, decidieron que su fábrica, renovada hace unos años, con espacio entre trabajadores, permitía poner los equipos al servicio de la producción de prendas sanitarias. Remarcó que no lo hicieron para ganar dinero, porque reconoció lo harían de otro manera, sino para ayudar a proteger a los profesionales.

De esta forma, señaló que Maglia ha producido con una línea, antes dedicada al deporte, mascarillas reutilizables, que aguantan hasta 800 lavados, batas, monos, gorros o calzas para el Ejército, pero también para hospitales, sobre todo de Madrid o Toledo, y ayuntamientos de diferentes lugares de la Comunidad y otras provincias de España, así como empresarios. Ahora mantiene su producción para no dejar “tirado” a ningún cliente y ofrece la posibilidad de personalizarlos y adquirirlos a través de una tienda online.

El ‘boom’ del gel

Alcántara Cosmética, especializados en productos de peluquería profesional, ha producido 100.000 litros de gel desinfectante desde su planta del polígono de Los Montalvos de Salamanca. Su responsable, Natalia Alcántara, la segunda generación de una firma familiar, destacó que han tenido que modificar su estructura y el reparto de plantilla para atender la demanda, tras el estallido de la pandemia.

Esta empresa salmantina, que exporta a unos 50 países, producía desde hace 12 años gel, pero en una cantidad mínima. Ahora, este producto ha dado un salto cuantitativo, de forma que la empresa atiende pedidos de gran volumen, como los 5.000 litros que acaban de entregar. Reciben encargos de ayuntamientos, colegios, restaurantes, asociaciones o talleres de su gel desinfectante, que se comercializa a través de Brilliant Color y Cleybell.

La empresa, que tuvo que recurrir a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para su centro técnico, distribuidores y comerciales, cuenta según su responsable con capacidad para suministrar “cualquier cantidad” que se les pida, puesto que además tienen un stock. Además, remarcó que ellos siguen utilizando alcohol cosmético, aunque ahora se han autorizado otros, lo que destacó es mejor para el cuidado de la piel.