El equipo de rodaje del largometraje ‘There be dragons’, dirigido por Roland Joffé, terminó los trabajos de filmación en la provincia de Segovia, tras una semana de permanencia en la villa de Sepúlveda, donde más de centenar y medio de vecinos han convivido con actores de prestigio como Geraldine Chaplin, Wes Bentley, Olga Kurylenko, Derek Jacobi, Rodrigo Santoro, y los españoles Ana Torrent, Belén Rueda y Jordi Mollá.

Tanto los espectaculares montajes, como el glamour de las estrellas y la polémica en torno al protagonista del filme, que encarna Charlie Cox, han levantado una gran expectación en la villa sepulvedana, donde han llegado numerosos curiosos para ver a sus ídolos de la gran pantalla.

Dirigida por Roland Joffé, ‘There be dragons’, relata la obra y la figura de José María Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei. Para ello convirtió las plazas y calles de la villa segoviana en la oscense de Barbastro, con decorados creados específicamente para esta labor. Roland Joffé es conocido especialmente por haber rodado ‘La Misión’, protagonizada por Robert de Niro y Jeremy Irons. La película está producida por Mount Santa Fe y realizada en España por Morena Films. Se desarrolla durante la Guerra Civil española (1936-1939), cuando un joven periodista se dispone a investigar la vida de un candidato a la canonización. Mientras realiza sus estudios sobre el personaje, destapa una serie de dramas que tienen que ver con valores humanos llenos de pasión, traición, amor y religión.

Los rodajes arrancaron el 19 de octubre pasado y terminaron hoy sábado. De acuerdo con las previsiones del Ayuntamiento sepulvedano, esta grabación ha tenido una repercusión económica de más de 230.000 euros. Según los datos estimativos de la productora sobre los gastos del proyecto, se calcula que el personal contratado en Sepúlveda y los pueblos de la zona ha tenido un coste de 14.795 euros. Los de alquileres de locales en la villa alcanzan unos 1.500 euros, mientras que las negociaciones privadas con los comerciantes han supuesto unos 15.000 euros.

Las comidas durante los preparativos de los decorados que se han desarrollado las dos semanas anteriores y a lo largo del rodaje en los restaurantes del municipio han costado unos 14.000 euros, y los gastos de alojamiento del personal superan los 100.000 euros. El Ayuntamiento de Sepúlveda ha percibido 18.000 euros en concepto de tasas.