La primera ola de calor del verano en España, que comenzó el pasado miércoles, se prolongará hasta el próximo lunes en la península y Baleares, y hasta el martes en Canarias, según un aviso especial emitido este viernes por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

A lo largo de esta semana, la irrupción continuada sobre la península y Baleares de una masa de aire muy cálido desde el norte de África, junto con la fuerte insolación propia de estas fechas, está dando lugar a temperaturas muy altas. Tanto las máximas como las mínimas alcanzarán valores por encima de los normales en verano en gran parte de la península y Baleares; solamente el área cantábrica y buena parte de Galicia no se verán afectadas por esta situación.

Este viernes habrá valores en torno a 42ºC en los valles de la meseta sur y los 44ºC en el valle del Guadalquivir, donde puntualmente se podrán alcanzar los 46ºC.

Este sábado continuará el ascenso térmico, más acusado en el valle del Ebro, el interior de País Vasco y el norte de Navarra, así como en el interior este peninsular y el valle del Guadalquivir. Este día se alcanzarán 42ºC en amplias zonas del centro y sur peninsular, 43ºC en el valle del Ebro y 46ºC en puntos del valle del Guadalquivir. Las temperaturas nocturnas serán también muy elevadas, en torno a 25ºC en el sur peninsular y zona centro, y a 20ºC en el resto de las zonas.

Este episodio de ola de calor viene acompañado por la presencia de polvo en suspensión debido al gran recorrido por el desierto del Sahara de la masa de aire antes de penetrar en la península y en Baleares.

Igualmente, existe la probabilidad de tormentas en zonas de la mitad oriental peninsular, en su mayor parte secas, pero que podrían ir acompañadas de fuertes rachas de viento y, de forma puntual, de granizo y abundante aparato eléctrico.

Esta situación comenzará a remitir este domingo, cuando tendrá lugar un enfriamiento en el tercio norte peninsular que se extenderá al resto de la Península y Baleares en los días posteriores.

Respecto al próximo lunes, el descenso de las temperaturas continuará en buena parte de la península y a Baleares, aunque es probable que todavía mantengan valores significativamente elevados en Andalucía y el sureste. El martes se producirá un descenso generalizado que dará lugar al final de este episodio de ola de calor en la península y Baleares.

En cuanto a Canarias, la masa cálida procedente de África se extenderá desde este viernes hacia el este y comenzará a afectar el episodio de calor a las islas hasta el próximo martes.

Este sábado se podrán alcanzar 39ºC en zonas interiores de Gran Canaria, 37ºC las islas orientales y 35ºC en el resto, y se espera que las temperaturas sean significativamente altas incluso en zonas litorales.

Las temperaturas máximas continuarán en ascenso el domingo en el archipiélago y se mantendrán el lunes en valores elevados, algo que probablemente continuará el martes. Estas temperaturas altas coincidirán también con la presencia de polvo en suspensión en concentraciones elevadas y producirán calimas en Canarias.