A las 15:00 horas del domingo 17 de julio, alrededor de 50 personas de la Marcha Popular Indignada de la zona norte de la Península llegaba a los pies del Acueducto de Segovia recibidos entre los sonidos de tambores a ritmo de batucada que los simpatizantes del movimiento en nuestra ciudad ofrecían a su llegada. La siguiente etapa se celebra hoy, 18 de julio, con dirección a Valsain, con previsión de llegar a Madrid el día 23 de julio.

Tras el recibimiento y la comida que llevaron a cabo en el parque del cementerio, los marchantes pudieron disfrutar de una ducha y de la proyección  de varios documentales en el Pabellón Enrique Serichol, para más adelante, a las 20:00 horas, llevar a cabo una asamblea en la Plaza del Azoguejo. Así lo relatan, en el blog del Foro Social de Segovia, donde recuerdan en todo momento del caracter pacífico de la manifestación. «Se trata de una movilización pacífica, no violenta, que se suma al espíritu constructivo, democrático, pacífico e inclusivo del movimiento 15M».

Son varias las ciudades desde las que se han querido sumar a la marcha con salidas desde Pamplona, Logroño, Vitoria, San Sebastián, Bilbao o Santander. En su camino hacia la capital de España, los caminantes realizarán asambleas en cada pueblo por el que pase esta marcha «constituidas como encuentros para el intercambio de ideas y palabras, recogerán las inquietudes, reivindicaciones, experiencias y luchas de todos los pueblos», especifica el movimiento.

Además, señalan que todo este material será recopilado para elaborar un gran libro y que se establecerá un diálogo ininterrumpido entre las acampadas, ciudades, pueblos, barrios e individuos, «encaminado hacia la construcción de un mundo más justo donde quepamos todas las personas».