La crisis del coronavirus con sus restricciones a la movilidad está afectando duramente a la Marca de Garantía de Cochinillo de Segovia aunque, por otro lado, el sector primario está superando las expectativas.

El gerente de la Marca de Garantía del Cochinillo de Segovia (Procose), José Ramón Marinero, explicó que el sector primario, ganaderos, mataderos y mayoristas son los que están superando las expectativas y están funcionando mejor de lo esperado por el aumento de la demanda de animales. En el otro de la balanza, está la hostelería que sufre un tercer trimestre del año sin los buenos resultados habituales de los puentes de noviembre y diciembre por la falta de turistas, muy especialmente de la Comunidad de Madrid, que afecta al sello de calidad.
Marinero aseguró que los mayoristas les han transmitido que si hubiera más cochinillos disponibles de la Marca de Garantía se podrían comercializar sin problemas porque se está registrando un aumento de la demanda. Curiosamente es en la Comunidad de Madrid donde creció la demanda de cochinillos segovianos de Procose para su venta carnicerías y superficies comerciales. Marinero detalló que la producción tampoco está a un cien por cien si no que ronda entre un 70 y un 75 por ciento.
Los operadores adheridos a Procose también se optaron por otra vía de comercialización la venta online y les funcionó, según remarcó José Ramón Marinero. Están viendo cómo este 2020 suben las operaciones por esta vía. Un camino que seguirán explorando en los próximos meses. Los amantes de este referente de la gastronomía segoviana también pueden adquirir este manjar preasado y terminarlo en casa.
Para la hostelería y la restauración este año ha sido muy complicado y también lo notaron los establecimientos asociados a la Marca de Garantía. El gerente de Procose resaltó que las ventas para el puente de Diciembre, uno de los más fuertes del año, se produce en noviembre. La falta de actividad turística por el cierre perimetral de Castilla y León, especialmente la falta de llegada de visitantes de la vecina Comunidad de Madrid, ha bajado el consumo de cochinillo asado.
Marinero recordó que Segovia no ha contado con los grandes puentes festivos de todo el otoño, él Todos los Santos, la Almudena, Santa María de la Cabeza.
La hostelería segoviana estuvo cerrada durante varias semanas y aunque fue la primera provincia en cambiar de fase y reabrir, se notó durante los primeros días, cuando los segovianos sí tenían ganas de volver a disfrutar de los restaurantes. Según Marinero, pasado este momento inicial bajó mucho la actividad.
El gerente de Procose sí remarcó que se está notando de cara a las citas gastronómicas familiares de estas fechas que los segovianos están confiando en su restaurante favorito para hacer sus encargos de cochinillo asado Marca de Garantía para disfrutarlo en las cenas y comidas. Los restaurantes adheridos a Procose atenderán durante todas las navidades a sus clientes.
Son los últimos movimientos del año y aunque, según Marinero, es aun muy pronto para hacer balances, noviembre por ejemplo, refleja datos muy diferentes a otros años. Las estadísticas se presentarán, como todos los años, en la asamblea de Procose que se celebra a mediados de enero.
2019 fue un año de récord
Todo un contraste con el ejercicio 2019 que fue un año “muy bueno” para Procose. Se consumieron un total de 49.658 cochinillos en restaurantes, la cifra más alta desde que se creó la marca, con 500 unidades más que en 2018. Además se sacrificaron 193.497 cochinillos, frente a los 190.656 del año anterior.