Las empresas segovianas interesadas en incorporar temporalmente para prácticas formativas a alumnos de la Universidad de Valladolid  puede hacerlo a través del convenio marco firmado de la Universidad de Valladolid y la Cámara de Segovia. Las condiciones, entre otras, son un plazo máximo de 6 meses, el pago de una cuota mensual de 40 euros a la UVA, y la implicación de personal de la empresa en el tutelaje del alumno. La participación en el proyecto no entraña relación contractual laboral entre el alumno y la empresa. 

Las prácticas formativas, ya implantadas con gran éxito en la FP también a través de las Cámaras,  son una modalidad de colaboración universidad-empresa de interés mutuo, que permite al universitario complementar su formación con una experiencia empresarial de primer orden, en tanto las empresas pueden acceder a personal especializado para proyectos concretos, y de disponer de una experiencia de conocimiento previa a la incorporación de personal universitario en la empresa. De algún modo, invirtiendo en la mejora de la formación del alumnado la empresa consigue “hacer cantera” de cara a ulteriores contrataciones.