La actividad de las casi 4.000 empresas de Economía Social de la Comunidad supone el 10% de PIB regional, con una facturación de 4.000 millones de euros el último año y el sustento de 30.000 empleos “de calidad”. Dentro de este sector, Castilla y León contaba, a 31 de diciembre de 2010, con 1.834 sociedades laborales que daban trabajo a 5.500 trabajadores.

El director general de Economía Social y Autónomos de la Consejería de Economía y Empleo de la Junta, Carlos Teresa, clausuró el 8º Foro de Sociedades Laborales de Castilla y León celebrado esta mañana en Valladolid organizado por AEMTA, la organización que representa en la Comunidad a las sociedades laborales, un modelo societario encuadrado dentro de la denominada Economía Social.

En su intervención, Carlos Teresa destacó el comportamiento de las empresas de Economía Social en tiempo de crisis -cierran menos y ofrecen un empleo de mayor calidad- y sus tres grandes aportaciones: económica –una manera de hacer economía con un peso importante en Castilla y León–, social –están presentes en zonas desfavorecidas y muy especialmente en el medio rural– y personal –para ellas es la economía la que debe estar al servicio de las personas y no las personas al servicio de la economía–.

Las sociedades laborales en la Comunidad por lo general son empresas de tamaño medio-pequeño, con una “importante presencia” de la mujer y con una notable implantación en el medio rural. Además de por los planteamientos éticos de su modo de hacer empresa, se distinguen por su vinculación por el territorio.

Por provincias, Ávila cuenta con 107 sociedades, León con 438; Valladolid, 450; Salamanca 240; y Zamora, 193. En Burgos están registradas 149, 124 en Palencia, 69 en Soria y 64 en Segovia. El sector servicios acoge la mayoría de la actividad de las sociedades laborales (65%), seguido por la construcción (el 19%), el industrial (13%) y, el agrícola y ganadero (tres por ciento).

La sociedad laboral es una de las fórmulas jurídicas que pueden elegir las personas emprendedoras que desean iniciar un proyecto empresarial. Está encuadrada en la denominada Economía Social (junto a las cooperativas y las empresas de inserción) y entre sus características se encuentra que el 50 por ciento del capital social debe pertenecer a los socios trabajadores que trabajan en la empresa con contrato indefinido, que la sociedad éste formada como mínimo por tres socios y que ninguno de ellos tenga más de un tercio de participación en el capital social.

El Foro de AEMTA contó con la presencia de empresarios y emprendedores vinculados con la Economía Social llegados de todas las provincias de Castilla y León, así como del presidente de Confederación Empresarial de Sociedades Anónimas Laborales de España (Confesal), José María Algora, y de prácticamente la totalidad de agrupaciones regionales.

Marcos Urarte, director general de Mark Planet y manager director de la Consultora PHAROS, desarrolló una ponencia en torno a los ‘Desafíos, retos y oportunidades en un entorno cambiante y complejo’.

En este 8º Foro, AEMTA hizo entrega de su Insignia de Oro a Miguel Millana San Saturio, presidente de la Federación de Empresas Valencianas de Economía Social (FEVES) y expresidente de Confesal. Con esta Insignia, AEMTA reconoce las especiales contribuciones de las personas en favor de las sociedades laborales.