Temas tan candentes y actuales como el paro juvenil, la posible legalización de la prostitución, los productos agrícolas modificados genéticamente y la igualdad laboral real entre hombres y mujeres centraron hoy una sesión plenaria de las Cortes de Castilla y León muy especial, en la que los procuradores habituales cedieron, por unas horas, sus escaños a otros mucho menos experimentados en las lides de la retórica y la dialéctica, un grupo de 70 estudiantes de 16 y 17 años, procedentes de Castilla y León, Aragón y La Rioja, que participaron en una de las fases autonómicas del Modelo de Parlamento Europeo (MEP).

Los aprendices de político, cuya presencia rejuveneció, a pesar de sus corbatas y trajes de chaqueta, el aspecto del hemiciclo, tuvieron como cicerone al presidente de las Cortes, José Manuel Fernández Santiago, quien les recordó “la importancia de la palabra” y “el valor del pacto, el acuerdo y las horas de debate” que se viven cotidianamente en un edificio “hermoso arquitectónicamente” y “extraordinariamente importante”.

Fernández Santiago recordó a los jóvenes que su paso por el hemiciclo castellano y leonés es, más que una clase práctica , “un ejercicio en los rudimentos de la democracia”, en “el parlamentarismo en estado puro” como vía para resolver las diferencias entre las personas y “evitar, así, miles de conflictos”.

Desde las nueve de la mañana, los micrófonos de los escaños amplificaron las voces de jóvenes dispuestos a defender sus ideas con ilusión y energía, como Laura Mateo, quien apostó por “regular” la prostitución, -“un negocio que sabemos que no va a desaparecer”-, como mecanismo para “evitar el tráfico de seres humanos con fines de explotación sexual”.

Por su parte, María Durán trató el tema de la igualdad real entre hombres y mujeres, que “a la larga hay que conseguir en el siglo XXI”. “Aunque hemos conseguido muchos avances tecnológicos, en el tema de la igualdad vamos muy retrasados”, criticó la joven, quien propuso “pruebas de acceso a los trabajos iguales” y defendió que “las cuotas de paridad sean una medida transitoria, nunca permanente”.

Eduardo San Pedro se refirió al paro juvenil como un tema “preocupante” y “nada beneficioso”, cuya solución pasa por el aumento de “convenios entre universidad y empresa para fomentar la práctica de los estudiantes”.

 

Legalizar la prostitución

Al término de la jornada, los jóvenes acordaron pedir “la vinculación entre empresas y universidades, mediante la adecuación del contenido de los diferentes grados universitarios hacia el puesto de trabajo correspondiente a dichos estudios”, y aprobaron “la legalización de la prostitución, atendiendo a la libertad de elección de la persona” y siempre que ésta sea “mayor de edad”,

Además, consideraron que “los beneficios que pueden aportar los alimentos transgénicos son superiores a las repercusiones negativas” y recomendaron “fomentar programas de igualdad de oportunidades, tanto durante el embarazo como durante la escolarización”.

El Modelo de Parlamento Europeo (MEP) es un programa de debate para jóvenes de 16 y 17 años, en el que tienen la oportunidad de investigar diferentes temas, dar su opinión, presentar propuestas y llegar a ser parlamentarios por unos días, a nivel autonómico, nacional y europeo. El proyecto pretende fomentar la conciencia de ciudadanía europea y que los jóvenes conozcan por propia experiencia cómo funciona un parlamento.

Las sesiones autonómicas del Modelo de Parlamento Europeo, como la que ha tenido lugar hoy en las Cortes de Castilla y León, se celebrarán entre diciembre de este año y febrero del que viene. La XI sesión nacional está programada para marzo, mientras que todavía queda por fijar el lugar y las fechas de celebración de las sesiones internacionales.

El MEP, que pretende familiarizar a los estudiantes con el funcionamiento tanto de la Unión Europea como de un parlamento, comenzó a desarrollarse en 1994 a instancias de la Fundación Model European Parliament, con sede social en La Haya. Para trasladarlo a España, dicha entidad suscribió un acuerdo con la Fundación San Patricio, que tiene como misión desarrollar programas que faciliten a los centros docentes públicos y privados la posibilidad de abrir sus aulas a nuevas experiencias de aprendizaje, que complementen la formación académica con una educación en valores.

 

Conciencia de identidad europea

El objetivo del MEP es fomentar entre los jóvenes la conciencia de identidad europea y la cultura de debate parlamentario constructivo, a través de la recreación de sesiones parlamentarias entre estudiantes -a nivel escolar, autonómico, nacional y europeo-, en las que pueden expresar sus ideas, escuchar las de los demás, dialogar, debatir, y alcanzar consensos sobre diversos temas de actualidad. Sus conclusiones finales se presentan anualmente al Parlamento Europeo.

En España, el MEP está patrocinado por Obra Social Caja Madrid y recibe el apoyo de la Oficina del Parlamento Europeo, el Ministerio de Educación y Ciencia -a través de la Subdirección General de Programas Europeos-, el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación -a través de su programa Hablamos de Europa-, y las Consejerías de Educación de las doce Comunidades Autónomas en las que está implantado.

El programa Modelo de Parlamento Europeo está dirigido a estudiantes de 1º de Bachillerato y de 1º de Ciclos Formativos de Grado Medio, de 16 y 17 años, que pertenezcan a centros educativos de las Comunidades Autónomas de Andalucía, Aragón, Canarias, Cantabria, Castilla y León, Castilla La Mancha, Cataluña, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Galicia, Islas Baleares, Principado de Asturias y Región de Murcia.