El que fuera presidente de los Estados Unidos Jimmy Carter entre los años 1977 y 1981 ha realizado una visita privada a Segovia en compañía de su esposa, Rosalyn, y de varios familiares. Fuentes próximas a la pareja norteamericana señalaron que hoy celebraron precisamente el 64 aniversario de boda, por lo que recibieron numerosas felicitaciones.

El político demócrata estadounidense comió en la terraza del conocido Mesón de Cándido, a los pies del Acueducto, un menú compuesto por ensalada, ancas de rana y judiones de La Granja, acompañado por agua y refrescos. Tras el almuerzo departió con su propietario, el hostelero Alberto López, quien le pidió hacerse una fotografía junto a él, al tiempo que le recordó que era la tercera ocasión que visitaba su establecimiento.

Protegido por un importante cordón de seguridad, el Premio Nobel de la Paz 2002 contempló a continuación el monumento más emblemático de Segovia, su Acueducto romano, para después recorrer varias calles céntricas. En la calle Real entró en varias tiendas, entre ellas la Librería Cervantes, uno de los comercios más típicos de la ciudad, fundado en el año 1906. Allí, el ex presidente de los Estados Unidos adquirió varios peones, el juguete infantil de madera al que se enrolla una cuerda para lanzarlo al suelo y hacerlo bailar.

Tras este paseo, Carter y su séquito abandonaron Segovia, para dirigirse al Real Sitio de San Ildefonso, donde visitaron el Centro Nacional del Vidrio. Allí mostraron interés por las piezas expuestas y recorrieron las estancias acompañados por el presidente de la Fundación CNV, Francisco Salazar-Simpson, y su esposa; así como por la directora del Centro, Aurea Juárez.