Izquierda Unida de Castilla y León pide a la Junta que se ofrezca para que la Comunidad acoja a personas refugiadas de Afganistán. La formación indica en su solicitud que la acogida sea, preferentemente, de mujeres y niñas cuyos derechos y vidas pueden estar en peligro en su país.

La formación denunció la “gravísima” situación que viven los afganos y exige una respuesta de la Unión Europea a la altura de las necesidades de ese pueblo.No en vano, recordó que, desde 2008, más de 71.000 personas han sido deportadas desde la UE a Afganistán, argumentando que este era un país seguro. “Antes de que Kabul cayera en manos de los talibanes, Acnur calculaba que había 400.000 desplazamientos forzosos desde el inicio del año, el 80 por ciento de los cuales eran mujeres y menores, pero las cifras hoy son mucho más altas. La UE tiene una responsabilidad directa en esta situación y debe tomar medidas inmediatas”, significó

IUCyL consideró que Estados Unidos y sus aliados de la OTAN son responsables de ese “sudario de muerte”, y que los gobiernos españoles que enviaron tropas para colaborar son “cómplices” del dolor y de la muerte causados. “Esos talibán se fotografían ahora en el palacio presidencial de Kabul son los hijos de los muyahidin que se reunían con Reagan, a quienes Estados Unidos y España facilitaron financiación y armamento moderno para destruir la república de Afganistán”, añadió un comunicado de la formación.

Es por ello que IUCyL exige la creación de un corredor humanitario para demandantes de asilo que quieran abandonar Afganistán; la suspensión del acuerdo UE-Turquía que impide llegar a territorio europeo quienes sufren de un país sumido en el caos y eliminación del requisito de visado a la ciudadanía afgana que quiera entrar en territorio Schengen, la paralización inmediata de los vuelos de deportación a Afganistán y reasentamiento en condiciones dignas de las personas refugiadas retenidas en campos de migrantes entre los distintos estados miembro de la UE. “En estos momentos dramáticos para el pueblo afgano la comunidad internacional debe de estar a la altura y debe realizar un esfuerzo solidario para ayudar a todo un pueblo condenado a la muerte y a el horror. Y la Junta de Castilla y León debe servir de cauce para paliar en la medida de nuestras posibilidades la lamentable situación del pueblo afgano”, precisó la nota.