Segovia revivió ayer la proclamación de Isabel como reina de Castilla, acontecimiento del que el pasado viernes se cumplían 539 años. El histórico acto que tuvo lugar en la tribuna de la iglesia de San Miguel, entonces situada en medio de la plaza Mayor, se concentró en esta ocasión en el enlosado de la catedral.

Medio centenar de actores aficionados, ataviados con trajes de época, protagonizaron la representación organizada por la asociación Concordia de Segovia, que recuperaba de esta manera una recreación que no se había vuelto a celebrar desde 2008 y que en 2004 contó con Silvia Marsó en el papel de Isabel.

Del Alcázar partió a caballo la todavía infanta, encarnada por la segoviana Cristina Ortiz, acompañada de su cortejo en dirección a la seo segoviana, mientras que los miembros del Concejo hicieron lo propio desde la plaza Mayor en un soleado día de invierno que animó la presencia de numerosos vecinos y visitantes.

Y una vez reunidos en el enlosado de la catedral, se rememoró la ceremonia en la que varios testigos daban fe de la muerte del rey Enrique IV (12 de diciembre de 1474) para, acto seguido, proceder a la lectura del texto de la proclamación, basado en la transcripción que realizó Mariano Grau de un acta que todavía se conserva en el Archivo Municipal de Segovia.

Con un despliegue más modesto que en pasadas ediciones, aunque con el mismo espíritu, se conmemoraba así un episodio clave en la historia de España que, en buena medida al calor del tirón de la serie de televisión, vuelve a aspirar a consolidarse en el calendario cultural segoviano.