La Junta de Castilla y León impulsará la sensibilización en igualdad en niños de 6 a 8 años a través de la educación y el próximo curso nacerá el programa ‘Más Iguales 2012’, que implicará de forma coordinada a escolares, padres y profesorado. El Gobierno autonómico entiende que “el concepto de igualdad sigue sin estar excesivamente arraigado, en especial entre los jóvenes” y responde con este programa porque “la experiencia ha demostrado que la educación en igualdad causa mayores efectos cuanto más joven es el alumnado”.

La idea del Ejecutivo es garantizar una formación en igualdad homogénea en los tres ámbitos de convivencia de las niñas y los niños, como “la mejor vía para prevenir las situaciones de violencia de género”. Todo ello, tras comprobar los datos preocupantes que revelan las recientes encuestas, en las que el 71 por ciento de las adolescentes considera que los celos son una expresión de amor y un 25 por ciento de las jóvenes cree que el hombre debe ser superior a la mujer.

Dentro de la lucha por la igualdad que mantiene las autoridades de la Comunidad, cabe destacar que un total de 1.466 ayuntamientos y las diputaciones provinciales de las nueve provincias de Castilla y León se han adherido ya a la Red de Municipios sin Violencia de Género. El eco de esta iniciativa está llevando a que cada año el número de localidades inscritas aumente. Así, en el primer semestre de este ejercicio, 101 municipios se han sumado a la red, lo que representa un incremento próximo al 7,4 por ciento.

La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades creó en 2009 esta red con el objetivo básico de «sensibilizar desde los poderes públicos a la sociedad en el rechazo total hacia cualquier manifestación de violencia sobre la mujer y de coordinar todos los recursos dirigidos a que esta sensibilidad cale en los ciudadanos», señala un comunicado. Así, con este instrumento se pretende estrechar la colaboración con las entidades locales, con el fin de crear una amplia red que lleve a cabo programas que contribuyan a la prevención y erradicación de la violencia hacia las mujeres. Se trata de ofrecer medios que permitan el conocimiento de este problema y logren la sensibilización de la población, así como su implicación real y el compromiso directo contra la violencia de género.

A lo largo de este año, han sido múltiples los contactos de la Dirección General de la Mujer con las diputaciones provinciales y los propios municipios. Estas reuniones han permitido estrechar la colaboración y multiplicar la coordinación entre administraciones, ya que «únicamente sumando esfuerzos se podrá conseguir erradicar la violencia de género de la sociedad», destacaron fuentes de la Junta.

Fruto de estos encuentros, se ha logrado que diferentes localidades del medio rural de Castilla y León hayan incorporado a sus semanas culturales actividades de sensibilización y formación en materia de violencia de género, como por ejemplo las localidades burgalesas de Aranda de Duero y Poza de la Sal; las leonesas de Marugán y Abades; y La Torre, en la provincia de Ávila. En ellas se han desarrollado jornadas de sensibilización, talleres infantiles, actividades de concienciación dirigidas a los jóvenes, talleres de danzas sobre igualdad, teatro sobre violencia de género e incluso jornadas de autodefensa femenina.

 

Pacto social

Más allá de las administraciones públicas, la Junta de Castilla y León propuso la idea de alcanzar un gran pacto social contra la violencia de género, al que están llamados «todas las personas, las organizaciones empresariales, las instituciones, las asociaciones, las organizaciones sindicales, los medios de comunicación y los centros educativos, entre otros». En el momento de su creación, el documento del pacto social contó con la firma de 130 entidades. Hoy ya son 2.351 las personas o entidades que se han adherido -de las que 2.268 son particulares españoles, ocho extranjeros y 75 empresas- y han sellado su rechazo contra la violencia de género en la página web de la Junta de Castilla y León, en el apartado de la Dirección General de la Mujer.

Tanto la red de Municipios contra la Violencia de Género como el pacto social constituyen dos herramientas de sensibilización que «están dando sus frutos», siempre según la Junta, ya que «a través de ambas se sabe el grado de conocimiento de la población sobre esta lacra social y las actuaciones que están llevando a cabo tanto en los pequeños como en los grandes municipios de Castilla y León que se han adherido».