Algunos fumadores han decidido tomarse con humor la Ley Antitabaco, que les prohíbe fumar en el interior de los bares, y utilizan el ingenio para poder combinar las acciones de tomar una consumición y fumar un cigarro. En algunos establecimientos hosteleros de Salamanca, mantienen su lugar en la barra con un ocurrente cartel en el que se pide que nadie les quite el sitio y no les roben la consumición que toman en ese momento.

A pesar de la oposición inicial a la medida impuesta por el Gobierno, el primer mes con la nueva normativa ha transcurrido con absoluta normalidad en la provincia salmantina, a excepción de cuatro bares de Ciudad Rodrigo que se declararon en rebeldía al alegar pérdidas superiores al 40 por ciento de sus ingresos.