El presidente de la Agrupación de Industriales de Hosteleros Segovianos (Aihs), Enrique Cañada, solicitó hoy que les permitan llegar al 50 por ciento del aforo del interior de los locales, en el uso de las mesas y de los comedores para que “la gente tenga más facilidad para abrir” en la fase 2 de la desescalada. Según sus previsiones sólo entre un 10 y un 15 ciento más de establecimientos abrirán sus puertas durante los próximos días y muchos seguirán cerrados.

Enrique Cañada aseguró que va a ver muy poca diferencia entre la fase 1 y la 2 en la apertura de nuevos bares y restaurantes mientras sólo se pueda utilizar el 40 por ciento del interior y, en su mayoría, serán ya los que durante las semanas anteriores abrieron sus terrazas. No tienen constancia de que sean muchos los negocios que vuelvan a echar a andar “poco a poco” a lo largo de esta semana.

Los hosteleros segovianos reconocieron que la aceptación entre los clientes segovianos de las terrazas ha sido muy buena, lo que ha ido animando a la apertura sobre todo en los barrios y en aquellos negocios que dispongan de unos comedores amplios, donde sí es sea rentable abrir con el 40 por ciento del aforo, mientras que los establecimientos más conocidos de la zona centro, que dependen sobre todo del turismo, esperarán hasta la fase 3 para su apertura.

Cañada resaltó que el problema derivada de tener que poner en marcha los negocios con unas ventas todavía reducidas porque aunque sólo sea activar al personal de cocina y el propietario, con “las poca facilidades que han dado con los Ertes se disparan los costes laborales y no ahogan”.

Una situación muy parecida ocurrirá, según el presidente de la Aihs, con los hoteles, que ya pueden abrir también con limitaciones de aforo las zonas comunes, pero en Segovia permanecerán cerradas hasta que puedan venir visitantes de otras provincias y comunidades autónomas.

Durante el estado de alarma quedaron abiertos dos establecimientos hoteleros para situaciones de emergencia que siguen abiertos y, en las últimas semanas, están registrando ocupaciones que no llegan en ningún caso al 50 por ciento por la demanda de algunos los trabajadores que se tienen que desplazarse a Segovia de lunes a viernes, siempre con unas ofertas de precios muy bajos. “Los fines de semana la ocupación es cero porque nadie se queda a pasar aquí el fin de semana”, subrayó Enrique Cañada.

Los hosteleros segovianos confiaron en que según vaya llegando el final de la desescalada, igual que al funcionado bien la respuesta de los clientes locales con la apertura de las terrazas ocurra lo mismo con los turistas y sigan apostando por venir a Segovia capital y su provincia.