Repsol y la Federación de Asociaciones Empresariales de agua, saneamiento, gas, calefacción, climatización, mantenimiento y afines de Castilla y León (Feincal) han firmado un acuerdo que promoverá e impulsará el uso de vehículos ‘autogas’ entre las 1.150 empresas instaladoras de la Comunidad Autónoma. La compañía ofrecerá a las empresas instaladoras ayudas de hasta 500 euros para la adquisición de este tipo de vehículos, según informó en un comunicado. 

También, las empresas instaladoras podrán beneficiarse de subvenciones de un céntimo de euro por cada litro de este combustible repostado en estaciones de servicio con ‘autogas’ del grupo Repsol en Castilla y León. Estas ayudas se suman a las vigentes para estos vehículos que ofrece la Junta a través de la Asociación de Concesionarios de Castilla y León (Acoacyl).

Por la adquisición de vehículos ‘bifuel’ –‘autogas’ y otro combustible- de hasta 3.500 kilogramos de masa máxima autorizada, con un máximo de 150 gramos de dióxido de carbon por kilómetro, las ayudas públicas alcanzan el 15 por ciento del valor de adquisición del vehículo con un máximo de 1.200 euros.

El acuerdo refuerza, según los firmantes, la apuesta de Castilla y León por el ‘autogas’, “el combustible alternativo más limpio y económico”, que usan ya ocho millones de vehículos en Europa. En España, la cifra alcanza los 5.000, y en Castilla y León se sitúa en unos 200. Las previsiones son que en cinco años circulen por las carreteras españolas unos 40.000. Para facilitar este tipo de acuerdos, Repsol mantiene una estrategia de despliegue de puntos de suministro en estaciones de servicio del grupo Repsol, que alcanzan ya las cinco en Castilla y León -Valladolid (dos), Salamanca, Benavente y León. Está prevista una más en Burgos-. En toda España llegarán a las 300 en cinco años.

Además, Repsol ofrece a las empresas usuarias de ‘autogas’ con flotas de vehículos, la colocación de surtidores particulares en sus propias instalaciones (skids), facilitando así aún más la tarea de repostado.