A las 10:00 horas, como estaba previsto, efectivos del Parque de Bomberos han acudido a la llamada de alerta lanzada desde el Alcázar.

De esta manera, daba comienzo el simulacro de incendio o lo que es lo mismo la revisión anual al que se somete la fortaleza para comprobar el sistema de seguridad con el que evitar que se pueda producir el fuego que destruyó la fortaleza en 1862.

En esta revisión anual se han puesto en marcha las pautas que recoge el Plan de Autoprotección del Alcázar y junto a los 9 efectivos de bomberos ha intervenido personal del propio Patronato del Alcázar.

Durante el simulacro se ha llevado a cabo un taller de evacuación, incendio, rastreo, traslado de heridos y protección de los elementos de patrimonio artístico.

Por concretar, en primer lugar el personal del Patronato del Alcázar ha procedido a la evacuación de los turistas. Simultáneamente, simulando un incendio con heridos, se ha procedido a la búsqueda de las posibles víctimas en la Torre del Moro, en la zona de las cubiertas, inundada por humo. Tras ser localizado se ha procedido a su rescate, para a continuación sofocar el incendio utilizando el sistema de extinción de agua del Alcázar, tirando agua por las ventanas. Extinguidas las llamas se ha ventilado la Torre de humo.

Por último, el trabajo coordinado del personal del Patronato y del Servicio de Bomberos ha permitido la evacuación y protección de las obras de arte situadas en la planta baja del Alcázar.

Este año el simulacro ha concluido con el despliegue de una pancarta de Segovia 2016 desde la Torre de Juan II, bajo la atenta mirada del Alcalde, Pedro Arahuetes, y del presidente del Patronato del Alcázar, el General Ricardo Sotomayor.