La senda ascendente en el gasto en consumo familiar desde finales de 2009 supondrá un crecimiento de esta variable del 0,8 por ciento en Castilla y León en 2010, tres décimas más que la media de España, según afirma Caixa de Catalunya, Tarragona i Manresa en su último Informe sobre el consumo y la economía familiar. Este evolución positiva contrasta con la caída del consumo privado registrada el año pasado, que se situó en un –4,5 por ciento en la Comunidad, y en un –4,8 por ciento en España.

El consumo privado de Castilla y León representará este ejercicio el 5,5 por ciento del total nacional, el mismo porcentaje que en 2009, siempre según las mismas fuentes. Entre los elementos que se encuentran detrás de la evolución más positiva en los últimos trimestres, el estudio destaca el incremento de la renta disponible de los hogares, a causa del fuerte descenso en los pagos de intereses por la bajada del euribor 12 meses a mínimos históricos y por la acción compensatoria del sector público a través de las medidas de estímulo fiscal y de los estabilizadores automáticos (prestaciones sociales y menor pago de impuestos).

El traslado regional de esta dinámica ascendente del consumo familiar supondrá, para el conjunto de 2010, un avance del 1,2 por ciento en Canarias, y del 1,1 por ciento en Navarra y en Castilla-La Mancha. En la Comunidad de Madrid, el País Vasco, Castilla y León, Andalucía, Aragón y Extremadura los aumentos serán más moderados, si bien superarán el promedio español, oscilando entre el 0,6 y el 0,9 por ciento.

En línea con la media española se situarán Cantabria y Galicia (0,5 por ciento), mientras Baleares, Cataluña y La Rioja mostrarán un crecimiento inferior, del 0,4 por ciento en el primer caso y del 0,1 por ciento en los dos restantes. Finalmente, el grupo formado por la Región de Murcia, la Comunidad Valenciana y Asturias mostrará caídas del gasto familiar, de moderada intensidad en los dos primeros casos (0,1 por ciento) y más acentuada en el último (0,7 por ciento).