Beatriz Escudero se reitera en su decisión de apartar de la actividad a tres concejales populares y dice que reorganizara las competencias de su equipo la semana que viene. «No tengo prisa, es tan sencillo como repartir las competencias de tres concejales entre otros ocho», ha afirmado.

La popular ha vuelto ha defender hoy su decisión, la decisión, ha reconocido, «personal» de apartar a Mercedes Alvarez-Campana, Elena García Gil y César Martín de la actividad municipal porque «sus actitudes y comportamientos generan dudas». Y aunque el voto fue secreto a petición de Juan Cruz Aragoneses y es imposible saber quién emitió qué votos, Escudero ha dicho que «no necesito ninguna demostración de papel» y, aunque fueron dos los votos en blanco y son tres los concejales apartados, considera «que las actitudes y comportamientos generan y han generado dudas».

En este sentido, ha afirmado que no olvida «que hace cuatro meses, estas tres personas que hablan de lealtad al partido rompieron la disciplina de voto cuando abandonaron el pleno para no votar una moción que presentaba el grupo socialistas en contra de la portavoz del grupo, cuando había habido una reunión previa en la que se había decidido el sentido del voto». «Lo del otro día es una más», ha expresado en referencia a los votos en blanco contabilizados en la votación para pedir a Javier Arranz su renuncia al acta de concejal como forma de asumir su responsabilidad política en el caso del CD con insultos al Rey.

La concejala ha pedido a los concejales en cuestión que «reflexionen, porque están siendo utilizados, ellos saben por quién, y deberán reflexionar sobre sus actitudes y sus comportamientos». Además, la candidata popular ha asegurado que tiene conocimiento de que los concejales en cuestión tuvieron una reunión el día anterior a la votación, reunión de la que no informaron a sus formación. “No sé con quién se reunieron, no lo sé, pero hombre, con CIU me imagino que no fue”.

Respecto a estas insinuaciones, Arahutes ha retado a la popular a demostrar que los concejales se reunieron con concejales socialistas el día antes de la votación, y “si no puede demostrarlo, que no va a poder porque no se ha producido tal reunión, que asuma sus responsabilidades políticas por una acusación tan grave”.