Junto a él cada día era sencillo. Fernando, ataviado con sus sombreros y bolsos conseguía que todos aprendiésemos a disfrutar de las pequeñas cosas, de los detalles, que aprendiésemos a ver esas cosas que sólo sus objetivos captaban. Su recuerdo sigue vivo entre amigos y compañeros, en cada rincón de la calle Real… Pronto, además, podremos volver a disfrutar de su obra.

La Junta de Castilla y León ha dictado una resolución por la que queda inscrita en el correspondiente registro la Asociación de Amigos de Fernando Peñalosa, que tiene como objetivo recordar al que fuera fotógrafo de El Adelantado de Segovia, además de colaborador de diversos medios como la agencia Ical, durante los últimos 35 años, hasta su fallecimiento, el pasado 23 de agosto.

La asociación, que cuenta con el apoyo de la viuda, María Jesús Llorente, y de la familia de quien fuera compañero de esta casa, baraja dos proyectos de calado, aunque tiene la intención de canalizar otros, independientemente de donde surjan, tanto a nivel oficial, como particular. Uno de ellos, el más importante, es la realización de una exposición donde se aborde su trayectoria profesional, acompañada de un catálogo, que se pretende inaugurar el próximo año, coincidiendo con el primer aniversario del fatal desenlace. El comisario de la muestra será el artista Carlos Muñoz de Pablos, Premio de las Artes de Castilla y León.

Para ello, ya se ha comenzado con los trabajos de catalogación y selección de los miles de negativos realizados por Fernando Peñalosa, incluido el archivo del periódico, donde se encuentra prácticamente la historia gráfica de Segovia en las últimas décadas, desde la etapa de la transición a la democracia hasta la actualidad. En total, se puede hablar de unos 300.000 fotogramas, tanto en negativo de blanco y negro como de color, y de imágenes digitales.

La otra idea, que se lanzará coincidiendo con la apertura de la exposición, es la de organizar un premio nacional de fotografía que lleve el nombre de Fernando Peñalosa, donde se reconozca la mejor labor en el reporterismo gráfico urbano, aunque aún no se han cerrado las bases.

El primer diseño en el que se trabaja es un montaje en tres galerías: La Alhóndiga, La Casa del Siglo XV y la Sala de Caballerizas del Torreón de Lozoya, todo en el entorno por dónde vivía Peñalosa, donde quedará distribuida su obra y algunos objetos, como cámaras y objetivos, haciendo un itinerario –como era él, reportero itinerante- con banderolas y otras señalizaciones.

Asimismo, Muñoz de Pablos ha explicado que se aspira a montar una “exposición emocionada” donde se aprecie el trabajo de Fernando Peñalosa como reportero profesional, todo un ejemplo de fotógrafo de prensa de la transición política en Segovia y en Castilla y León, aparte de haber tocado el lado artístico de la fotografía –inicialmente estudió en la Escuela de Cine- y, sobre todo, que representa el salto de la fotografía analógica a la digital y la adaptación a las nuevas tecnologías de transmisión de datos. Además, trabajó sobre diversos temas, desde personajes y escenas cotidianas a fotos de artistas o paisajes.

Sin embargo, el comisario indicó que existe aún un lado más interesante, que se ha ido descubriendo a la hora de comenzar a catalogar los negativos, como es “el mundo interior de Fernando”, donde aparecen “fotos sorprendentes, a veces más importantes de las publicadas, frescas y espontáneas”. Para Muñoz de Pablos, aunque se trataba de un personaje que se movía en público por razones de trabajo, Fernando Peñalosa huía siempre del protagonismo y de la vanidad, pasaba casi de incógnito, creando imágenes extraordinarias, íntimas, que luego sólo llegaba a ver él o algunos muy próximos a su entorno.

 

Abierta una cuenta

Por este motivo, se ha creado una asociación de amigos que recibirá socios, con una cuota de 50 euros, pero que también está abierta a canalizar las aportaciones que se quieran realizar a título individual o por empresas y organismos, con el fin de colaborar con la organización de los eventos. Para este fin ha quedado abierta la siguiente cuenta en Caja Segovia: 2069 0001 92 0001894355. Según Giráldez, “si Fernando puede haber sido un fenómeno social, es justo que nos abramos a la posible colaboración de los cientos de ciudadanos que le apreciaban y querían”.

Finalmente, los responsables de la asociación han mantenido contactos con el viceconsejero de Cultura de la Junta, Alberto Gutiérrez, y con el director de la Filmoteca de Castilla y León, Juan Antonio Pérez Millán, aparte de próximas visitas a los responsables del Ayuntamiento de Segovia, de la Diputación y de la Obra Social y Cultural de Caja Segovia.