La Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Segovia aogió los pasados días la jornada anual sobre la situación del sector de la resina en la provincia. Al encuentro están convocados alcaldes de 87 municipios de la provincia, responsables de tres comunidades de villa y tierra, agentes medioambientales, representantes de industrias del sector y de la asociación de resineros, y técnicos del Servicio Territorial de Medio Ambiente y del Centro de Servicios Forestales (CESEFOR).

El delegado territorial, Javier López-Escobar, dióla bienvenida a los asistentes y destacó, en la apertura de la jornada, el valor de la resina como recurso sostenible y de futuro, que contribuye al empleo rural, a la conservación de los bosques y a la prevención de incendios forestales en los pinares de la provincia.

El pino negral o resinero representa el 13 % de los bosques de Castilla y León, que es la región con mayor producción de España en el sector de la resina, en el que genera casi el 100 % del producto total nacional. En nuestra Comunidad hay cuatro destiladoras: tres en Segovia y una en Soria. Su principal competidor es el petróleo y sus derivados, pero la miera sigue siendo muy valorada en la industria química.

Uno de los asuntos fundamentales que se abordaron en la primera jornada en Segovia es la evaluación en la provincia del proyecto europeo Sust-Forest para la conservación y empleo rural en el territorio del sur de Europa a través de la extracción de la resina, en el que participan socios de España, Francia y Portugal. Esta iniciativa ha tenido como objetivo mantener la extracción de la resina como un aprovechamiento forestal rentable, contribuir al empleo rural y a la conservación y prevención de incendios en los extensos pinares del área del sur de Europa.