Los castellanos y leoneses dedican una media de 2,3 horas a la semana a las relaciones sexuales, lo mismo que el conjunto de los españoles. Así aparece recogido en una encuesta de Pfizer, donde se precisa que el 27 por ciento de los habitantes de la Comunidad, practica sexo con su pareja menos de una hora a la semana; un 25 por ciento, entre una y dos horas; un 19 por ciento, entre 2,1 y tres horas; un 14 por ciento, entre 3,1 y cuatro; un nueve por ciento, entre cuatro y cinco; un dos por ciento, entre 5,1 y seis horas, y un cuatro por ciento, más de seis.

Frente a estas cifras, la encuesta asegura que el 59 por ciento de los castellanos y leoneses se muestra bastante o muy satisfecho con sus relaciones sexuales, por debajo de la media nacional del 61 por ciento; un 21 por ciento dice estar algo satisfecho, el mismo porcentaje que en España; y un 20 por ciento, sólo dos de cada diez, nada o poco satisfecho, frente al 18 por ciento de la media del conjunto de las autonomías. Además, un 55 por ciento de los encuestados en la Comunidad, indica estar bastante o muy interesado en mejorar sus relaciones de cama, frente a una media nacional del 50 por ciento.

 

Prioridad

El 54 por ciento de los preguntados en Castilla y León asumió que el sexo es muy prioritario en sus relación de pareja, un 34 por ciento, algo prioritario, y un 13 por ciento, nada, en los mismos porcentajes que España.

El ‘Informe sobre hábitos de salud sexual entre la población española’, elaborado a partir de 3.000 encuestas (194 en la Comunidad), señala también que un 72 por ciento de los castellanos y leoneses, declara no haber experimentado problemas en sus relaciones sexuales en el último año, en la media nacional. Un 17 por ciento de los habitantes de la región afirma que los problemas sexuales le preocupan mucho más que otras enfermedades, un 41 por ciento, por igual, y un 43 por ciento, mucho menos.

El 56 por ciento de los castellanos y leoneses que reconocieron haber sufrido algún problema en la cama, se refirió a la falta de deseo sexual; un 26 por ciento a la eyaculación precoz; un 22 por ciento a la sequedad vaginal y a la rutina, en ambos casos; un 15 por ciento a la disfunción eréctil, el mismo porcentaje que para la falta de tiempo; un siete por ciento a la ausencia de orgasmo, y un seis por ciento a infecciones.

Asimismo, al 54 por ciento de los encuestados le preocupa sufrir una falta de deseo sexual y caer en la rutina; a un 39 por ciento la falta de tiempo; a un 32 por ciento la ausencia de orgasmo; a un 30 por ciento la disfunción eréctil; a un 28 por ciento la sequedad vaginal; a un 26 por ciento la eyaculación precoz, y a un 24 por ciento las infecciones.

 

Contárselo a un amigo

La muestra expone que el 23 por ciento de los ciudadanos de la región habla muy frecuentemente con sus amigos de sexo, el mayor porcentaje entre las autonomías, con una media nacional del 17 por ciento. Un 39 por ciento lo hace con alguna frecuencia y un 38 por ciento, con poca o ninguna.

El 60 por ciento de los castellanos y leoneses asegura que es muy sincero cuando habla de sexo, dos puntos por encima de la media del conjunto de las autonomías; un31 por ciento asume que es algo sincero, y sólo un nueve por ciento, que no cuenta la verdad.

La encuesta también aclara que el 38 por ciento de los castellanos y leoneses está muy dispuesto a introducir elementos innovadores en sus relaciones sexuales como un tratamiento médico; un 34 por ciento, algo dispuesto, y un 28 por ciento, nada. Por último, el 96 por ciento asegura no haber consultado sobre la disfunción eréctil y su tratamiento en los últimos doce meses.