El Consejo de Gobierno de Castilla y León ha dado luz verde al Proyecto de Ley de Presupuestos Generales de la Comunidad para 2010, período en el que la Junta dispondrá de 10.575 millones de euros, un 0,09 por ciento menos que en 2009, lo que supone que por primera vez en la historia autonómica el techo de gasto baja respecto al ejercicio anterior. El proyecto legislativo se ha elaborado con una previsión de descenso del Producto Interior Bruto (PIB) del 0,2 por ciento en 2010, una décima menos que la media de España. Paralelamente, sitúa la tasa de paro en el 16,1 por ciento –por debajo del 18,9 por ciento nacional–, lo que implica una reducción de 11.680 puestos de trabajo, informa ICAL.

La merma de los recursos disponibles se debe fundamentalmente a la crisis económica, que ha recortado el 17,89 por ciento los ingresos procedentes de los impuestos y, en especial, de aquellos vinculados al sector inmobiliario, el empleo, la actividad empresarial y el consumo. A esto hay que añadir la rebaja del 10,18 por ciento del Fondo de Suficiencia –el instrumento de cierre del modelo de financiación autonómica, que se queda en 2.808 millones de euros–, la caída del 20,88 por ciento del Fondo de Compensación Interterritorial y la pérdida del 6,05 por ciento de los fondos europeos.