La Agrupación de Comerciantes Segovianos (ACS) organizó este jueves una jornada sobre seguridad en la que el presidente de ACS pidió un sistema más ágil para hacer frente a los robos en los establecimientos de Segovia.

‘La policía responde bastante bien’, subraya Manuel Muñoz, presidente de la Agrupación de Comerciantes Segovianos. Pero, añade, sería necesario ‘algún sistema’ que permita una actuación más rápida en caso de ser necesario. Reconoce que los agentes están pendientes y que se presentan con celeridad cuando es preciso. Aunque, insiste, no estaría de más que se agilizara el proceso porque se ponen demasiados requisitos para que la policía acuda ‘en cuanto hay una llamada.

En declaraciones a Ical, Muñoz, no considera que haya muchos más incidentes actualmente, pero sí ha comprobado que ‘no hay más que pasearse por la ciudad para ver que hay muchos establecimientos con alarmas’.

Eso es señal de que ‘la preocupación existe, la gente teme que le roben y están poniendo medidas’. El momento económico, considera el presidente de la Agrupación de Comerciantes Segovianos no ayuda, si no todo lo contrario; la preocupación está ahí ‘porque los propietarios de establecimientos piensan que se pueden incrementar los robos’ por la crisis y ‘al que le toca, le toca’, sentencia.

Según Muñoz, hay dos tipos de ‘incidentes’, los atracos que se producen a plena luz del día, y los robos que se perpetran por la noche, cuando el establecimiento ya está cerrado, y para los que las alarmas y otros dispositivos son especialmente útiles.

La nueva ley de seguridad introduce algunos cambios que afecta, además de a comercios, a otras actividades económicas como las estaciones de servicio y gasolineras, oficinas de lotería, joyerías, platerías y locales de compra-venta de oro y galerías de arte y tiendas de antigüedades.