El PP aboga por un Palacio de Congresos ‘multifuncional’ basado en un un equipamiento no esté exclusivamente pensado para el turismo congresual, sino concebido, desde sus inicios, para acoger todo tipo de convenciones y congresos y, también, espectáculos. Además los populares manifiestan que debe de tener costes constructivos razonables así como un equipamiento «que no sea el arma arrojadiza del Ayuntamiento de Segovia contra la Junta de Castilla y León y el portavoz del Grupo Municipal Popular».  El PP añade que la construcción de ‘magnitudes faraónicas’ resulta inviable, más aún ahora en tiempos de crisis.

Los populares consideran necesario redimensionar el proyecto y alejarse del ‘Palacio de Congresos de Arahuetes, proyectado en 56 millones de euros más las cantidades ya gastadas, como los 1,7 millones de euros que costaron los honorarios del arquitecto Cheperfield’. En este sentido remarcan una vez más lo que consideran el despilfarro del gobierno socialista en el proyecto del CAT. 

El grupo que encabeza Jesús Postigo manifiesta que el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, ha frustrado dos veces la construcción del Palacio de Congresos, una en 2003  en la que ‘oposición egoísta y personalista de Pedro Arahuetes’ hizo perder un proyecto financiado por la Junta de Castilla y León, Gobierno de España e IFEMA; y la segunda vez, en 2005, «cuando se desmarca con su propuesta de CAT, que incluye un Palacio de Congresos y se gasta 1,7 millones en un proyecto faraónico y deja pasar el tiempo», apostillan.