El Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama se ha convertido en el más visitado de los 15 espacios protegidos de España en su primer año de vida con cerca de 3,5 millones de turistas. Con motivo del aniversario de su declaración, responsables de los gobiernos regionales de Madrid y Castilla y León inauguraron un reloj de sol en el Puerto de Navafría, en el límite territorial entre ambas comunidades.

El acto contó con la asistencia del consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid, Borja Sarasola, y el delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar, en representación del consejero de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, así como de alcaldes de las dos vertientes del espacio protegido y de los codirectores del parque, Patricia Riquelme, por Castilla y León, y Pablo Sanjuanbenito, por Madrid.

Durante su intervención, Sarasola destacó que “el éxito de este primer año de bagaje ha sido conseguir conjugar la conservación y mejora de los valores naturales con convertir este espacio en una fuente de oportunidades y riqueza para los habitantes de la Sierra”.

Por su parte, López-Escobar subrayó que el hecho de que el parque nacional tenga una gestión compartida entre dos administraciones no impide que sea “una unidad en sí misma, escoltada por otro espacio protegido como es el Parque Natural de la Sierra Norte de Guadarrama”. Además, señaló que su “enorme superficie contribuye a que la gran afluencia de visitantes no perturbe al parque y haga posible conjugar ocio y conservación”.

El reloj de sol conmemorativo que se inauguró hoy está ubicado en un lugar emblemático del parque entre el Monte Perímetro de Lozoya y el Pinar de Navafría, un monte público fundamental en la historia de la repoblación forestal en España, ordenado desde 1898 y ejemplo de conservación.

Desde el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente también se celebró este aniversario que “representa todo lo bueno que se puede hacer uniendo fuerzas, las de las comunidades autónomas de Madrid y de Castilla y León donde se ubica, con el apoyo del Gobierno de la nación a través del Organismo Autónomo Parques Nacionales”, valoró en un comunicado de prensa el secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos.

Se cumple un año desde la publicación, en el BOE, de la Ley que declaraba este espacio natural como el decimoquinto Parque Nacional de España (y el quinto por extensión) y, a juicio de Ramos, “la constatación de que la Sierra de Guadarrama requería de la más alta protección”, y el “expreso reconocimiento a todos los que durante muchos años apostaron porque hubiera un parque nacional en esta emblemática sierra”.

El secretario de Estado sostuvo que “a una sociedad avanzada como la española se la reconoce por cómo cuida su naturaleza”, y el respeto que se le profesa “es la mejor herencia que podemos dejarle a las generaciones futuras”. “España tiene un tesoro medioambiental formado por 15 parques nacionales, con los que tenemos un serio compromiso y a los que esperemos en breve sumar nuevos espacios protegidos”, añadió.

 

Apoyo del Estado

Tras destacar la colaboración y la coordinación entre las distintas administraciones para lograr tanto la declaración del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama como en su gestión (participando todas ellas tanto en el Patronato como en la Comisión de Coordinación del Parque), el secretario de Estado resaltó también el apoyo de la Administración General del Estado al impulso y conservación de la Red de Parques, detallando la inversión de más de 5,2 millones de euros hasta 2016 por parte del Magrama en Guadarrama.

Esta inversión total del Ministerio en este Parque Nacional, tras un convenio con las comunidades de Madrid y de Castilla y León, se divide en 1,3 millones de euros a lo largo de este año; 2,7 millones de euros en 2015; y 1,2 millones de euros en 2016.

La declaración de la Sierra de Guadarrama como parque nacional le otorga un marco institucional sólido que “garantiza el futuro y su mejor conservación”, con una Ley de constitución del parque que, a juicio de Ramos, “anticipa el espíritu de la próxima Ley de Parques Nacionales que está concluyendo su tramitación en las Cortes: hacer mejor las cosas para mejorar la conservación de estos espacios naturales adaptando la centenaria tradición en la gestión a objetivos más ambiciosos mientras se facilitan e impulsan las relaciones entre administraciones”.

Casi 34.000 hectáreas y 28 municipios beneficiados

El Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, declarado por Ley el 25 de junio de 2013, se extiende por 33.960 hectáreas (12.246 en Castilla y León), de 28 municipios (16 en Castilla y León) y con un área de influencia socioeconómica que integra la totalidad de los términos municipales de la zona periférica (34 municipios, de los que 19 son de Castilla y León) con una población aproximada de 148.000 habitantes (82.000 de Castilla y León).

La protección conjunta de ambas vertientes permite conservar de manera integral todo el ámbito territorial de la Sierra de Guadarrama, sus sistemas naturales, especies y patrimonio cultural, especialmente los modos de vida tradicionales. Se han cartografiado 25 hábitats de interés comunitario, 21 en la vertiente madrileña y 13 en la segoviana, 144 especies florística de interés, 148 especies de aves o 2.000 tipos de insectos.