El nuevo parque tiene una extensión de 6.950 metros y se sitúa entre las calles Rafael Alberti y Juan de Vera y de la Torre. La superficie se ha dividido en distintas áreas o campas para sus diferentes fines y usos. Cada una de esas estancias está delimitada mediante una valla de madera. Como pavimento se ha empleado materiales blandos o lo que es lo mismo jabre y arena.  

Antes de su plantación, el departamento de Parques y Jardines ha seleccionado la vegetación más adecuada tanto para la zona perimetral y paseos, como para  el interior. Se ha elegido una amplia selección de especies arbustiva, hasta 14 diferentes (durillo, espino blanco o majuelo, celindas y rosa canina o escaramujo, entre otras), de las que se han plantado 400 ejemplares de cada una, en total unas 5.600.

En la selección de estas especies se ha tenido muy en cuenta el consumo de agua. Se ha colocado una red para el riego con goteo y se han elegido plantas autóctonas y de bajo consumo. No falta, de todas formas, una pequeña zona con césped.

También están presentes los árboles. Para el perímetro exterior se han elegido 52 plátanos, y para el interior 31 chopos y 12 castaños de indias.

El parque, con una inversión total de 320.000 euros, cuenta además con una pista polifuncional. Con forma octogonal el pavimento es de hormigón pulido, rodeada por un bordillo de hormigón y zonas destinadas al asiento. La pista puede tener una gran cantidad de usos, desde  la celebración de bailes al aire libre al de pista de patinaje. Otra de las zonas está dedicada al disfrute de los más pequeños con la colocación de juegos infantiles y otra a la de los mayores con la instalación de juegos biosaludables de rehabilitación física.