No es cuestión de reivindicar una forma de vida diferente, sino de proteger la misma forma de vida, de la que lleva la sociedad en general. De proteger aquello que aún en la actualidad sigue siendo penado con la pena de muerte en países como Irán, Mauritania, Arabia Saudí, Sudán y Yemen.

El 28 de junio de 1969 la policia decidió arremeter violentamente contra los clientes de Stonewall Inc, un pub neowyorkino frecuentado por homosexuales, drags queens, travestis y transexuales. Se organizó una redada acusando y arrestando a los presentes por su condición sexual. Todo un escándalo.

Tras los años de represión y un injusto seguimiento, era el momento de decir basta. A partir de ahí comenzó una serie de protestas en contra del rechazo, el odio y la opresión constante hacia la comunidad LGTB.

El 2 de noviembre de ese mismo año se decidió tomar el último sábado del mes de junio como fecha para reivindicar los derechos de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales en recuerdo de ese 28 de junio. Así es como en 1970 en Nueva York tuvo lugar la primera marcha del Orgullo Gay.

La celebración se desarrolla comúnmente con coloridas «marchas del orgullo» que coinciden, en el hemisferio norte, con el inicio del verano. Los símbolos del orgullo gay (la bandera con los colores del arco iris y los triángulos rosas), se exhiben en las celebraciones en las que se dan cabida actividades que exceden del marco lúdico: reivindicaciones sociales o políticas que identifican a los colectivos participantes. En la actualidad, una vez superadas las leyes que penalizan las prácticas homosexuales en muchos países del mundo, se reivindican la despenalización en el resto del mundo y otros asuntos en los que existe discriminación contra los homosexuales, como la legalización del matrimonio homosexual o el establecimiento de las familias homoparentales , el respeto a la identidad sexual de las personas transexuales y sus derechos al cambio legal de sexo y nombre y derechos a tratamientos hormonales, quirúrgicos, etc, el elemento político ha estado presente fuertemente entre las celebraciones, convirtiéndose en un instrumento de presión política a los gobiernos en favor de los colectivos homosexuales y contando con una fuerte participación de grupos de izquierda, que han asumido las demandas LGTB como propias.

En Europa cada año los colectivos homosexuales de todos sus países eligen una ciudad distinta de forma itinerante para celebrar de unificadamente el orgullo LGTB de todo el continente, denominándose a esta marcha Europride.

La marcha del orgullo más importante en España y de Europa es la de Madrid, con más de un millón de asistentes cada año (millón y medio normalmente y con dos millones en la celebración del Europride 2007).  Barcelona, Sevilla, Valencia, Bilbao, A Coruña, Zaragoza o Palma de Mallorca son otras de las ciudades que se unen a este evento. Segovia por supuesto, no podría faltar a ello.

Este año 2010, la celebración en Madrid comienza con la la manifestación estatal del orgullo gay, lésbico, transexual y bisexual que el sábado 3 de julio del 2010 y llevará el lema Por la igualdad Trans, insistiendo en la necesidad de equiparar los derechos de las personas transexuales, transgéneros e intersexuales del Estado español.

Las fiestas del barrio de Chueca tendrán lugar entre los días 30 de junio y 4 de julio, acogiendo como cada año actuaciones culturales y lúdicas de diversa índole. La fecha se escogió dentro de los Encuentros Estatales LGTB, que establecieron el 3 de julio como fecha clave en Madrid y el 26 de junio para las manifestaciones del Orgullo de índole local en el resto de comunidades autónomas.

Segovianos orgullosos

En Segovia, bajo el nombre de SEGOENTIENDE se agrupa el colectivo LGTBH (Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales Y Heterosexuales) , que actúan a nivel provincial en la reivindicación de los derechos del colectivo y por la igualdad de genero independientemente de su condición sexual. A través de sus acciones y su página web, http://www.gaysegovia.org/LGTB.htm en segoentiende se propugna un espacio de diálogo y tolerancia que ayude a integrar la opción sexual de cada uno en la vida cotidiana sin problemas ni tabúes a la vez que reivindican unas mejoras sociales para el colectivo.

Segoentiende ofrece varias actividades tanto en el ámbito social, como campañas por la diversidad sexual, o talleres de sexualidad responsable; la disposición de un equipo de atención y ayuda psicológica, colaboraciones con otras asociaciones LGTB y asociaciones segovianas…como en el ámbito lúdico y festivo, la organización propone fiestas de temáticas diferentes y promueven actividades culturales, exposiciones, seminarios, conciertos, salidas de fin de semana, así como la creación de la «semana de la diversidad afectivo-sexual» con una proyección nacional, donde invitan a las diferentes asociaciones LGTB de España, una semana de actividades culminada con la marcha del «Orgullo Gay».

Este año, Segoentiende está llevando a cabo la que ya es su III Semana de la Diversidad Afectivo-Sexual con la que se reivindican los derechos del colectivo LGTB; en concreto, este año, bajo el lema «TRANS-formar Segovia», el colectivo alza la voz en pos de la normalización, apoyo y reconocimiento social de los transexuales.

La semana, que ha contado con diversos actos, comenzó con la proyección de una película y acaba mañana, martes 29 con la degustación de la MariPaella, a las 14:00 horas en el bar Ópera, con la que Segoentiende agradece a los colaboradores el esfuerzo llevado a cabo durante toda esta semana; que además también ha realizado otros actos como el reparto de preservativos, para concienciar a la sociedad, charlas, encuentro con otras asociaciones…y como no, la Marcha del Orgullo LGTB Segoviano, que aunque luchando contra la lluvia y con escasos asistentes, logró hacer el recorrido desde el Acueducto hasta la Plaza Mayor, reivindicando los derechos del colectivo.