El Gobierno «intervendrá» comunidades autónomas y ayuntamientos de forma temporal y en caso extremo las comunidades autónomas y los ayuntamientos que se desvíen de forma excesiva en el objetivo de déficit.

Así lo ha anunciado el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, al término del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

Se trata del mismo procedimiento de sanciones previsto en la Unión Europea, ha afirmado. Ha explicado que la «intervención» consistiría en que la Administración se encargaría «junto a la comunidad autónoma o ayuntamiento a elaborar el plan de reequilibrio» para cumplir con el déficit. Sería la sanción más dura dentro de una escala gradual.

Además, el ministro de Hacienda ha ofrecido una línea especial de crédito del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para que las comunidades puedan pagar a sus proveedores. «La idea es que hay déficit público cuando hay proveedores que no cobran en los plazos que no marca nuestra Ley de Morosidad, eso es reconocer la realidad», afirmó Montoro. No cuantificó la línea de crédito a la espera de conocer «la magnitud de la deuda».

Montoro ha afirmado que disponer de un «Estado descentralizado no está reñido con la estabilidad presupuestaria» y ha asegurado que la nueva Ley de Estabilidad Presupuestaria ha recibido el apoyo unánime de todos los consejeros de Hacienda autonómicos reunidos en el CPFF. Esta Ley implicará «sanciones», según Montoro, para las comunidades que no cumplan en el futuro su objetivo de déficit.