El ex ministro de Trabajo y portavoz de la Comisión de Economía y Competitividad del Grupo parlamentario Socialista, Valeriano Gómez, aseguró hoy que no “basta con un código de buenas prácticas de carácter voluntario” para evitar los desahucios haciendo referencia al Real Decreto Ley aprobado ayer por el Consejo de Ministros.

Gómez recordó que los socialistas ya se opusieron a esta medida el pasado mes de marzo y explicó que de las 4000 personas que los socialistas preveían que podría favorecer este acuerdo, solo fueron 160 a las que finalmente alcanzó en el conjunto del país. “El resto han sido resoluciones y pactos individuales y el efecto ha sido prácticamente nulo”, señaló.

Durante una rueda de prensa en la sede de los socialistas segovianos en la que Gómez aseguró que las medidas de recortes adoptadas por el Gobierno no están consiguiendo la reducción del déficit, temió que el problema de los desahucios en España pueda duplicarse al finalizar 2013 alcanzando la cifra de las 250.000 ejecuciones hipotecarias, el doble de 2012 cuando se llevarán a cabo, según sus estimaciones, un total de 120.000.

En este sentido señaló que el nuevo Real Decreto Ley no hace ningún tipo de reforma en los ámbitos esenciales como en el de los intereses moratorios. “No es posible que un país avanzado durante el periodo en el cual el deudor no puede hacer frente a la deuda, se apliquen intereses moratorios del 20 y el 30 por ciento”, aseveró. Gómez aseguró que con ese tipo, la deuda puede llegar a duplicarse.

El ex ministro de Trabajo criticó que no se aborde el problema de que el deudor además de quedarse sin vivienda, tenga que “arrastrar hasta el final de sus días” una deuda prácticamente de la misma cuantía del momento en la que adquirió el inmueble. En este sentido, Valeriano Gómez, aseguró que “la verdadera desgracia” reside en que las personas desahuciadas “no se vean liberadas” una vez las despojan de sus viviendas.

Antes de finalizar criticó que la nueva medida puesta en marcha por el Gobierno “solo enuncie” la creación de un parque de viviendas con los inmuebles de los bancos, y no profundice en la explicación de las medidas y las condiciones para acceder a las mismas. Gómez concluyó criticando que haya atendido en mayor medida a los intereses con las entidades financieras antes que con la propia sociedad.