La Escalinata y la Cueva de la Zorra, situados en el paño norte de la Muralla, han sido objeto del acondicionamiento para su uso, contemplación y conservación. La escalinata, atajo que comunica el recinto amurallado y el Puente de la Castellana (acceso al antiguo arrabal de San Marcos), presentaba un importante deterioro que dificultaba su utilización. Con la obra se han repuesto los peldaños, de granito y emborrillado, y la barandilla, unos trabajos que se han ejecutado con métodos artesanales debido a lo escarpado y abrupto del terreno.

La escalinata conduce a la Cueva de la Zorra, antigua cantera de ruedas de molino que cesó su actividad debido a un derrumbe de roca. Para evitar el riesgo que podrían suponer desprendimientos a quienes pasan por la escalinata se ha consolidado la bóveda de la cueva levantado un muro de mampostería reforzado con vigas de hormigón armado y revestido con un muro de gaviones de piedra. Además, se impide el acceso libre al interior de la cueva aunque se garantiza la entrada de forma restringida por medio de una puerta por la que sí podrán pasar las aves y murciélagos que habitan en el interior. También se ha colocado una malla metálica para incrementar la seguridad de la zona ante posibles desprendimientos.

Se ha invertido 112.170 euros y las obras forman parte del Proyecto de recuperación del Patrimonio Histórico de Segovia para su mejor uso turístico cofinanciado al 50% por el Ayuntamiento y el Mecanismo Financiero del Espacio Económico Europeo.