Castilla y León cerró el primer semestre del año con un déficit acumulado del 1,1 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) regional, lo que supone sólo dos décimas menos del déficit previsto para todo el año para el conjunto de las comunidades autónomas, que debe ser el 1,3 por ciento, según informó la ministra de Economía, Elena Salgado. En total, las comunidades autónomas registraron un déficit del 1,20 por ciento del PIB (1.089.900 millones de euros), que tiene su origen no tanto en el incremento el gasto público (que creció sólo un 0,48 por ciento), como en la disminución de los ingresos , que cayeron un 3,59 por ciento de las previsiones.

La consejera de Hacienda de la Junta, Pilar del Olmo, explicó a la agencia Ical que los datos que hoy ha hecho públicos la ministra no se corresponden con los de contabilidad nacional, que son los que realmente computan a la hora de definir el déficit de la Comunidad ya que no se tienen en cuenta ingresos que se computan a final de año, como son los fondos europeos y las transferencias finalistas del Gobierno central. De este modo, partidas como los fondos Miner o algunas partes que le corresponden a la Ley de Dependencia no contabilizan hasta final de año. La consejera puso como ejemplo que, en el primer trimestre, mientras los datos de ejecución arrojaron un déficit del 0,4 por ciento del PIB, los cálculos efectuados por su departamento en términos de contabilidad nacional redujeron esta cantidad al 0,2 por ciento. En todo caso, Pilar del Olmo adelantó que el Gobierno autonómico adoptará medidas de ajuste, que se aprobarán “más pronto que tarde” para cumplir con el objetivo marcado.

“Estamos trabajando para conseguir el objetivo en términos de contabilidad nacional, pero hay que recordar que hay una parte de ingresos, los 211 millones que nos corresponden por el modelo de financiación autonómica y que el Gobierno no nos quiere transferir, no nos van a llegar”, explicó la consejera, quien calificó el hecho de “injusticia” y “claro incumplimiento del modelo de financiación autonómica”.

No obstante, Pilar del Olmo quiso dejar claro que, por encima de cualquier otra consideración, está la garantía de la calidad de los servicios públicos fundamentales. “Las medidas que adoptemos deben ser plenamente compatibles con la necesidad de no poner en riesgo los servicios públicos fundamentales, algo que está por encima de cualquier objetivo de déficit”, señaló.

No obstante, adelantó a Ical que, en esta línea, su departamento está ultimando un paquete de medidas de contención del gasto que se presentará “más pronto que tarde” y que pretende ajustar las políticas al cumplimiento el objetivo de déficit.

La próxima semana, la vicepresidenta económica ha convocado a los responsables autonómicos cuyo déficit ha sobrepasado el 0,75 por ciento, entre ellos Castilla y León, para analizar la situación y buscar medidas para controlar el déficit para poder cumplir los objetivos marcados por el Gobierno de cara a los compromisos europeos.

Salvo en el caso del País Vasco, que tiene un resultado positivo del 0,12 por ciento, los datos de ejecución de las comunidades arrojan un saldo negativo el resto de comunidades. Aragón (-0,63 por ciento), La Rioja (-0,64 por ciento), Madrid (-0,70 por ciento) y Canarias (-0,71 por ciento) presentan un déficit inferior al 0,75 por ciento de su PIB.

Mientras, tres comunidades están por encima del 2 por ciento: Baleares (-2,11 por ciento), Extremadura (-2,59 por ciento) y Castilla-La Mancha (-4,16 por ciento). El resto registra cifras intermedias; Andalucía (-1,49 por ciento), Asturias (-1,37 por ciento), Cantabria (-1,40 por ciento), Castilla y León (-1,10 por ciento), Cataluña (-1,01 por ciento), Galicia (-0,92 por ciento), Murcia (-1,82 por ciento), Navarra (-0,89 por ciento) y Comunidad Valenciana (-1,92 por ciento).

Sin embargo, la vicepresidenta destacó que la ejecución de este segundo trimestre muestra datos positivos desde la perspectiva de la evolución del gasto. Por un lado, la contención global de los gastos, que en el trimestre anterior tuvieron una tasa de variación interanual del 5,44 por ciento frente la reducción del 3,62 por ciento registrada en el segundo trimestre. Además, en cuanto a su composición, este resultado viene marcado por el comportamiento de los gastos corrientes, destacando los correspondientes a la farmacia no hospitalaria, que se han reducido significativamente por el efecto de las medidas adoptadas por el Gobierno y por las comunidades en materia de contención del gasto farmacéutico.

En cuanto a los ingresos no financieros de las comunidades autónomas, han experimentado una disminución del 3,59 por ciento en el conjunto del semestre respecto al mismo periodo de 2010.

Salgado también destacó que los datos del primer semestre no recogen plenamente los efectos de las medidas contenidas en los planes económico financieros (PEF) aprobados por el CPFF en los plenos del 27 de abril y 27 de julio, y que los gobiernos autonómicos se han comprometido a adoptar todas las medidas necesarias para garantizar el cumplimiento de sus respectivos déficit.

 

Prudentes

En todo caso, anunció que el Ministerio seguirá recabando la información necesaria para asegurar que se corrigen las desviaciones, condicionando las siguientes autorizaciones de endeudamiento. Para ello, el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos ha convocado la próxima semana a los consejeros de Hacienda de las comunidades autónomas que en el primer semestre superaron el -0,75 por ciento, entre ellas Castilla y León, para evaluar la situación y el cumplimiento de los objetivos de estabilidad y las medidas incluidas en el PEF y, si fuera necesario, adoptar medidas adicionales.

En declaraciones recogidas por Servimedia, Elena Salgado aseguró que hay que ser «prudentes en el análisis de estos datos», ya que recordó que la mayoría de las comunidades han tenido convocatoria electoral y han gastado más. «Si en el primer semestre se ha gastado más, es de esperar que en el segundo el porcentaje sea inferior», aseveró.

Con todo ello, Salgado se mostró convencida de que en el conjunto de 2011 España será “capaz de cumplir el objetivo de déficit que cada una de las comunidades tiene asignado». Eso sí, advirtió de que «es evidente» que las regiones tienen que poner en marcha las medidas con las que se han comprometido. «Pedimos a las comunidades que se ajusten a los planes, pero sin afectar a los servicios esenciales», puntualizó la titular de Economía y Hacienda.