La Comisión Territorial de Patrimonio de Segovia, reunida hoy bajo la presidencia del delegado de la Junta, Javier López-Escobar, resolvió autorizar la solicitud presentada por la Diócesis para restaurar la tabla policromada ‘Cristo atado a la columna’, propiedad de la catedral. El cuadro pintado al óleo se atribuye a Luis de Morales y, según la inscripción que aparece en la parte superior derecha de la tabla, fue pintado en 1522.

La obra representa la figura de Cristo desnudo con perizoma blanco y cabeza levantada; manos y cuello aparecen atados con una soga a una columna de mármol rojo. Incluido el marco, la obra tiene unas dimensiones de 157 x 89 centímetros.

Entre los daños que presenta la tabla, es preciso intervenir en su soporte, que ha sido atacado por xilófagos, y proceder a la limpieza de la trasera y la estopa que cubre el reverso. Respecto a la pintura, además de la limpieza, se van a reparar los levantamientos y pérdidas de preparación y color, y la oxidación de los barnices provocada por el paso del tiempo.

Por último, en el marco, que presenta un buen estado de conservación estructural, se va a restaurar una rotura del soporte observada en una esquina y diversos golpes y pequeñas pérdidas de pintura. La obra estuvo colocada durante muchos años en la capilla de San Gregorio. En este momento se encontraba guardada en el almacén de una de las capillas laterales de la catedral que, una vez finalizada la restauración, decidirá su ubicación definitiva.

 

Intervenciones arqueológicas

En el capítulo dedicado a la arqueología, la Comisión de Patrimonio ha autorizado el control arqueológico de los movimientos de tierras de las obras de vaciado del tramo de foso cegado del alcázar, cuyos orígenes se sitúan en la Baja Edad Media, “quizás en tiempos del rey Enrique IV”, apuntaron fuentes de la Delegación Territorial en un comunicado. La obra se incluye en el proyecto de restauración de fachadas del costado sur del monumento que lleva a cabo el Patronato del Alcázar de Segovia.

La propuesta de intervención arqueológica plantea dos fases de trabajo: la documentación exhaustiva de los antecedentes históricos de esta zona y el control arqueológico del vaciado del foso.

“Los trabajos amparados por el permiso concedido por la Comisión son exclusivamente los de control arqueológico”, matizaron las mismas fuentes. “Si la importancia de eventuales restos que pudieran aparecer requiriera de una excavación con metodología arqueológica, esta precisaría un nuevo proyecto de intervención y una nueva autorización”.

Por otro lado, la Comisión de Patrimonio dio luz verde también a la actividad arqueológica de carácter preventivo vinculada al proyecto de reurbanización de la plaza de Juan Guas, que promueve el Ayuntamiento de Segovia. A la vista de los antecedentes que existen en esta zona de la ciudad, destaca la posibilidad de documentar, durante los trabajos arqueológicos, el trazado del canal del Acueducto para el abastecimiento del alcázar y las cimentaciones de una de las puertas de la antigua claustra, entre otros potenciales restos de épocas medieval y anterior.

Las elevadas posibilidades de localizar importantes restos aconsejan que el control arqueológico se complete con las excavaciones necesarias para su correcta documentación y para la adopción, en su caso, de las medidas de protección y conservación necesarias.