El alcalde de Sanchonuño, Carlos Fuentes, abatió este sábado al novillo que se escapó el pasado domingo en Cuéllar, durante el primer encierro de la villa. En declaraciones a Ical, fuentes de la Subdelegación del Gobierno de Segovia apuntaron que, tras una semana de búsqueda, con un dispositivo activo y con la res acotada en espacio, pero sin ser localizada, finalmente el animal fue avistado en las inmediaciones de Sanchonuño, un municipio ubicado a ocho kilómetros de la villa cuellarana. Tras el revuelo provocado por su presencia, el propio alcalde, con un arma, consiguió reducir al animal, acabando con su vida.

Como se recordará, Cuellar vivió el 26 de agosto uno de los encierros más accidentados en su historia, ya que ninguno de los novillos entró en el recorrido urbano y fueron anestesiados, sacando finalmente a otros seis toros en una acción protestada. Aunque finalmente el encierro concluyó sin altercados, no se consiguió introducir a ninguno de los novillos de la ganadería de Peñajara de Casta Jijona, de Fuente del Arco (Badajoz), que estuvieron descontrolados en todo momento. Desde entonces, un equipo formado por cerca de veinte personas ha colaborado en las labores de búsqueda.