Castilla y León alcanzó la suficiencia en donaciones de sangre en el último año, con más de 40 donantes por 1.000 habitantes, lo que permitió atender la demanda en todo momento, sin que se produjeran períodos con stock de componentes sanguíneos por debajo de los mínimos fijados, algo que otros años sí ha ocurrido. Pese a las cifras, ya que el número de donantes se eleva ya a 140.074, el reto pasa ahora por fidelizarlos y lograr que acudan a donar en más ocasiones, ya que la media es de 1,6 donaciones al año, similar a la del conjunto del país, pero que es necesario mejorar.

Así lo ha destacado la directora del Centro de Hemoterapia y Hemodonación de Castilla y León (CHEMCyL), Lydia Blanco, durante la presentación del balance anual de actividad del centro correspondiente a 2009, período en el que las donaciones subieron un 0,8 por ciento sobre 2008, al pasar de las 103.864 a las 104.700. Si se compara este incremento con el registrado entre 2007 y 2008, cuando fue del ocho por ciento, la evolución podría considerarse baja, si bien, según Blanco, se debe a la que la Comunidad ha logrado mantener las cifras y la estabilidad, algo necesario para la suficiencia.

Por lo que respecta a los donantes, en 2009 el centro captó 12.505 nuevos, con lo que la cifra se cerró con los 140.074. De ellos, a mayor parte, el 52,4 por ciento, son hombres, y el resto, 47,6 por ciento, mujeres. La edad media es de 40 años, aunque el 15 por ciento tiene menos de 25 años, un dato importante ya que “la donación gana con la juventud”, precisó la directora del CHEMCyL, quien destacó, además, que en provincias como Salamanca la media de edad de los donantes es de 35,5 por ciento, en parte por las colectas que se realizan en la Universidad.

 

Donación de plaquetas y plasma

Por lo que respecta a la donación de plaquetas y plasma mediante aféresis, el centro duplicó los datos, ya que pasó de 478 a 887 y de 350 a 615, en cada caso. La técnica de aféresis es una donación dirigida, de modo que se conecta al donante a un equipo que extrae sangre total, la centrifuga, separa el producto deseado –plaquetas o plasma- y devuelve los glóbulos rojos al donante.

La directora del centro explicó la importancia de este tipo de donaciones, ya que las plaquetas se utilizan, fundamentalmente, para pacientes oncológicos. Además, el plasma se utiliza en transfusión y para la producción de hemoderivados, tales como albumia, gammaglobulina, factores de coagulación, etc.

 

Médula ósea

A lo largo de 2009, el CHECyL logró, además, reclutar a 406 donantes de médula ósea, un programa que se inició debido a las cifras bajas que existían en la Comunidad. Los donantes primero son sometidos a un estudio, en el Hospital Clínico de Salamanca, donde, una vez considerados aptos, se les incluye en los registros internacionales.

Blanco explicó que el número de donantes de médula es mucho más bajo, ya que, exige un procedimiento quirúrgico con anestesia; que el donante esté disponible en cualquier momento ante una llamada para donar, etc. “Debe ser una decisión mucho más meditada. El donante tiene que ser consciente, además, que no puede fallar ante la llamada”, insistió, para explicar que los únicos requisitos son querer donar y tener buena salud.

 

Objetivos para este 2010

Entre los retos del centro para 2010, su directora se marcó mantener la adecuación de las donaciones de sangre a la demanda; incrementar los programas de aféresis de plasma y plaquetas; así como extender el programa de donación de sangre de cordón umbilical a todos los hospitales públicos y a los privados que lo soliciten.

También, se encuentra el de actuar como centro de referencia de estudios especiales de los servicios de transfusión hospitalarios, ya que el centro suele tratar las muestras de pacientes con cuadros con baja prevalencia por medio de métodos más sofisticados.

 

Clasificación por provincias

Si se analizan los datos por provincias, se observa que en 2009 Ávila contabilizó 6.444 donaciones y sumó 1.117 donantes nuevos, que en el caso de Burgos fueron 17.531 y 1.582. El área de El Bierzo sumó 3.393 y 631; la de León, 12.625 y 2.112; Palencia, 7.120 y 881; Salamanca, 13.546 y 2.087; Segovia, 6.891 y 953; Soria, 3.334 y 444, mientras que la provincia de Valladolid contabilizó 28.021 donaciones y 2.875 donantes nuevos y la de Zamora, 5.686 y 776, en cada caso.

Por lo que respecta a la media de edad, los 10.668 donantes de Ávila tienen 37,5 años; los 16.340 de Burgos, 40, al igual que los 5.038 del área de El Bierzo; 37,5 tienen los de León; por debajo de los 39,5 de los de Palencia; 35,5 años de los de Salamanca; 37 de los de Segovia; 40 de los de Soria y 38 y 39,5 de los donantes de Valladolid y Zamora.