Más de 2.200 personas respondieron un año más a la convocatoria de la Marcha Popular de la Asociación Provincial de Padres y Protectores de Deficientes Físicos, Intelectuales y Mentales (Apadefim) y participaron esta mañana en su 32 edición. El recorrido, de más de nueve kilómetros en Segovia, se desarrolló sin indicidentes desde la plaza del Azoguejo hasta la Alameda de la Fuencisla, donde los últimos inscritos llegaron sobre las doce horas, según recoge la agencia de noticias Ical.

Los andarines recibieron una camiseta técnica de color azul y una tarjeta de regalo con un 50 por ciento de descuento en los museos de la región gracias a la colaboración de la Fundación Siglo. El presidente de Apadefim, Antonio Tapia, en declaraciones a Ical, destacó la buena respuesta de los segovianos, «que han vuelto a demostrar su solidaridad con la asociación», y subrayó la implicación de toda la sociedad. Tapia indicó que todos los servicios de avituallamiento habían funcionado «con normalidad» y agradeció la labor de los voluntarios.

Las actividades continuaron durante toda la mañana en la Alameda de la Fuencisla con juegos populares para los más pequeños y la venta de los productos que los usuarios de Apadefim realizan en los centros ocupacionales. Con esta Marcha Popular, convocada esta edición bajo el lema ‘Abriendo caminos, rompiendo fronteras’, la asociación intenta que las personas con discapacidad intelectual hagan todavía más palpable su presencia social en la capital.