Han pasado 12 años desde que, en el corazón de Segovia, abriera sus puerta el Museo de Arte Conemporáneo Esteban Vicnete. Durante este tiempo, decenas de obras han ocupado sus salas, joyas de valor incalculable que, en nuestra ciudad, han tenido un escaparate para segovianos y turistas. Hoy, 28 de abril de 2010, una jornada de puertas abiertas recordará que hace 12 años el artista Esteban Vicente y su mujer, Harriet G. Vicente donaron la colección permanente.

Inaugurado oficialmente el 28 de abril de 1998, el Museo se presentó con 148 obras de Esteban Vicente en una ceremonia en la que contó con la presencia de SAR la infanta doña Cristina de Borbón y la esposa del artista, Harriet Vicente. La colección permanente se fue incrementando hasta las 153 otras. En estos años de actividad el Museo ha realizado unas 40 exposiciones temporales, en su mayoría de investigación y producción propias. Además el Museo ha promovido una biblioteca de arte contemporáneo como base de sus investigaciones y con el propósito de abrirla al público especializado.

Estos días, el artista que da nombre a este museo vuelve a ser protagonista en sus salas, a través de la exposición «Esteban Vicnete. Dibujos 1920-2000″ podemos recorrer su proceso de creación desde sus orígenes hasta sus últimos trabajos.

Según explicaron desde el Museo, de entre los comentarios realizados por Esteban Vicente acerca del oficio de pintor y en torno al proceso de la creación, existen varios que reflejan la importancia que el artista dio, por un lado, a la práctica del dibujo como disciplina autónoma, así como, por otro, a la línea y al trazo como elementos vertebradores de las formas, independientemente del soporte utilizado en cada ocasión. En este sentido “pudiera sorprender en un principio el hecho de que un artista que hizo de la luz y el color sus medios de expresión favoritos, fuera capaz de dejar al final de su vida tanta producción dibujística y de exigir en repetidas ocasiones la necesidad de dominar esta técnica”, añadieron las mismas fuentes.

Nacido en Turégano (Segovia), en 1903, Esteban Vicente se trasladó a Madrid. En 1921 ingresó en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando con el propósito de formarse como escultor, pero pronto decidió dedicarse a la pintura. En 1929 se trasladó a París y allí conoció, entre otros, a Picasso, Dufy y Max Ernst. Pasó luego un año en Barcelona, donde realizó varias exposiciones. En 1936 viajó a Nueva York y en 1940 se nacionalizó norteamericano. El 11 de enero de 2001, poco antes de cumplir los 98 años, Esteban Vicente falleció en su casa de Bridgehampton (Lond Island).