Segovia ha contado con la visita de monseñor Jean Claude Randrianarisoa, obispo de Miarinarivo, una de las veintiuna diócesis con las que cuenta la isla de Madagascar. El religioso que vino acompañado por un trinitario español que estuvo veinte años de misionero en aquel país, ha llegado a Segovia con la finalidad de preparar la llegada de los jóvenes malgaches que los días previos a la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrara en Madrid del 16 al 21 de agosto, serán acogidos en la diócesis de Segovia. Una reunión con el vicario de pastoral Raúl Anaya y el encargado de la pastoral juvenil de la diócesis Emilio Calvo ha servido para concretar diferentes aspectos relacionados con el modo en que se actuará para hospedar a este grupo procedente del continente africano.

El grupo de Madagascar estará formado por 67 jóvenes, siete de ellos sacerdotes y tres religiosas. Representan a todo el país pues proceden de diferentes lugares de la Isla. “Por este motivo antes de viajar a Segovia pasarán una semana juntos en la capital, Antananarivo, para conocerse y prepararse espiritualmente con vistas a una buena participación en el encuentro mundial con el Papa”, comentó el obispo en un fluido italiano quien además añadió: “Algunos ya están aprendiendo algo de español gracias a la presencia en el grupo de una profesora de español”. Por su parte Emilio Calvo después de la reunión aseveró que “para la diócesis de Segovia es un gran reto acoger a los 2500 jóvenes peregrinos que se esperan vengan a nuestra provincia del 11 al 16 del próximo mes de agosto. Por eso, es muy importancia contar con la colaboración de las instituciones, pero también conseguir un buen número de voluntarios para ofrecer a todos estos visitantes la mejor de las acogidas”.