El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, quiso lanzar este viernes un mensaje de tranquilidad a los inversores, depositantes y ahorradores de Bankia, al asegurar que es una entidad «absolutamente solvente».

Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, De Guindos dijo que todos los clientes de la entidad, a la que pertenece Caja Segovia, tienen que estar «absolutamente tranquilos con respecto a la solvencia de la entidad».

«Es una entidad solvente que tiene detrás a todo el sector público español», insistió el titular de Economía y Competitividad. En este sentido, apuntó que la decisión que nacionalización que se ha adoptado es «temporal» y el Estado acabará volviendo a privatizar su participación en Bankia, que alcanzará el 48 por ciento.

«Los depositantes y los ahorradores tienen que estar tranquilos», puntualizó el ministro de Economía, quien apuntó que con esta medida se está tratando de profesionalizar la gestión de Bankia.

 

Decisión personal de Rato

Con respecto a la salida del presidente de Bankia, Rodrigo Rato, el ministro de Economía quiso dejar claro que se ha tratado de «una decisión personal». «Él me lo comentó el lunes por la mañana y me dijo que estaba pensando en Goirigolzarri y son decisiones suyas», dijo De Guindos, tras señalar que «nadie más que yo respeta desde el punto de vista personal y profesional a Rodrigo Rato».

«Estoy convencido de que lo suyo fue una decisión personal pensando en lo mejor para la institución y para el sector financiero español», puntualizó.

Por otro lado, preguntado por si el Gobierno va a depurar responsabilidades en relación con la gestión en Bankia, Guindos recordó que el decreto del Gobierno fijó unas limitaciones en las remuneraciones de los directivos de entidades con apoyo público, así como en las indemnizaciones y compensaciones.

«No ha habido Gobierno que haya tomado medidas tan drásticas con respecto a la transparencia y limitación en la remuneración en instituciones con ayudas públicas», incidió el ministro de Economía.

No obstante, el responsable de Economía sí reconoció que las responsabilidades «se liquidan con el tiempo» y «habrá que irlo viendo si hay responsabilidades en distintos ámbitos».

A juicio de Guindos, «el Gobierno no es nadie para decir si se cometió algún tipo de irregularidad. Los nuevos gestores tienen que reconducir una situación financiera que es complicada y ellos tienen el máximo prestigio.