El 0,67 por ciento de los vehículos controlados durante la campaña de cinturón de seguridad y sistemas de retención de menores en los vehículos fueron sancionados, según fuentes de la subdelegación del Gobierno de Segovia. La Dirección General de Tráfico (DGT) puso en marcha la campaña entre el 12 y el 18 de septiembre pasados, que coincidió con la actuación similar que desarrolló la Organización Internacional de Policías de Tráfico (TISPOL) en 25 países europeos.

En total, fueron unos 11.000 los automóviles controlados, tanto por la Guardia Civil, como por las policías locales de Segovia y Cuéllar, de los que 74 recibieron una denuncia. Conviene decir que en el casco urbano de Segovia el porcentaje de denuncias se sitúa en el 9,4 por ciento y en Cuéllar en el 8,3.

La campaña tenía como objetivo sensibilizar sobre la necesidad de utilizar el cinturón de seguridad y los sistemas de retención infantil para minimizar los efectos de un posible accidente de tráfico.

 

Normativa

El Reglamento General de Circulación obliga al conductor y a los pasajeros, tanto de los asientos delanteros como de los traseros, a llevar correctamente abrochado el cinturón de seguridad o el dispositivo de retención cuando vaya a realizar cualquier trayecto de vía urbana o carretera.

El incumplimiento de esta norma está tipificado como infracción grave, y se sanciona con multa de 200 euros y la pérdida de 3 puntos.