Las organizaciones Cáritas, Cruz Roja y Unicef de Segovia lo tienen claro. En tiempos de crisis ha aumentado el número de personas que solicitan ayuda, pero también se mantienen, e incluso, incrementan aquellos que desinteresadamente ofrecen su ayuda a los demás. “A pesar de la difícil época por la que estamos pasando, siempre hay un hueco para la solidaridad”, asegura la presidenta de la organización Unicef en Segovia, Carmeta Barios, quien señala que la cifra se mantiene en torno a las 780 socios.
En el mismo sentido, Isabel Gómez, coordinadora de la Oficina Provincial de Cruz Roja en Segovia, señala que aunque siempre se produzcan bajas, éstas se compensan por el número de altas o la cuantía de las cuotas. “La solidaridad de las personas en estos momentos es mucho más grande que en otros momentos, ya que el que está en una disposición mejor, cree que este es el mejor momento para echar una mano”. Así pasa también en Cáritas Diocesana de Segovia, en donde su responsable de comunicación, Begoña Tardón, ha podido comprobar que “Segovia es solidaria porque lo vivimos a diario”.  Cáritas asegura que desde la organización, consciente de la situación personal de las familias, cada uno ayuda dentro de sus posibilidades y que la ciudad “se ha volcado en todos los niveles cuando hemos hecho un llamamiento”.
Lanzando un mensaje positivo ante tantas malas noticias, las tres representantes de estas asociaciones benéficas aseguran que la solidaridad sigue ocupando un “hueco” en la vida de muchas personas, y animan a la sociedad a formar parte de las acciones que organizan en beneficio de tantos colectivos afectados por las duras condiciones económicas propias de la crisis.
Precisamente, gracias a estas aportaciones, en las que también colaboran instituciones, las tres organizaciones han podido mantener sus programas anuales.  En un arduo trabajo de concienciación, Unicef llevó a cabo la campaña “Enrédate con Unicef”, dirigido a centros de enseñanza, para promover el conocimiento de los Derechos de la Infancia entre niños y jóvenes. Además, once centros de la provincia participaron en el programa “Ciudades Amigas de la Infancia”, a través del que los alumnos, una vez por trimestre, celebran un pleno en el que dan a conocer a los concejales de la capital segoviana, los principales problemas que le trasladan sus compañeros.
Por su parte, Cáritas Diocesana, apadrinó diferentes proyectos entre los que destacan el nacimiento del Economato Social Virgen de la Fuencisla, del que ya se han beneficiado un total de 56 familias segovianas, 217 personas, desde su creación en mayo.  Otros programas, destinados a personas mayores, infancia, asesoramiento jurídico o prevención y atención a drogodependencia, vienen avalados, según Tardón, por la atención a más de 1.600 personas cuyas situaciones “cada vez más complicadas y se alargan más en el tiempo”.
Orgullosos de su trabajo, Cruz Roja de Segovia, explica que “afortunadamente”, la organización ha podido continuar desarrollando su atención a mayores, a drogodependientes o a inmigrantes, así como acciones como lucha contra la pobreza del llamamiento ‘Ahora más que nunca’. “Es muy importante haber llegado a final de año con todos los proyectos en marcha e incrementar todos los aquellos destinados a paliar las consecuencias de la crisis entre las personas más vulnerables”, asegura Isabel Gómez.

Optimismo para 2013
Aunque las previsiones de cara al próximo año no sean demasiado buenas, las organizaciones segovianas no pierden la esperanza de poder continuar desarrollando sus programas. En el caso de Unicef, Carmeta Barios asegura que en Segovia se seguirán llevando a cabo las directrices que se están desarrollando hasta ahora. 2013 estará marcado por la continuidad en la captación de fondos e intentarán aumentar en cuanto a número de socios, ya que según ha declarado Carmeta “los socios son la base más segura para plantear proyectos futuros. Cuantos más socios formen parte de Unicef, más posibilidades tendremos de llevar a cabo acciones concretas”.
Unicef afronta el 2013 con esperanza e ilusión, y con la certeza de que desde ciudades pequeñas como Segovia, pueden hacerse cosas muy grandes, porque según sus palabras “sin los pequeños, no estarían los grandes”. También lo hace con la misma ilusión Cruz Roja, quien tras el éxito de su programa piloto en Cuéllar (Segovia) de promoción escolar, lo llevará a cabo en en otros puntos de la provincia. “Es muy importante favorecer que los niños en hogares con dificultades no abandonen el circuito escolar”, señala Gómez, por lo que Cruz Roja fomentará con este programa que incluye el apoyo escolar en las materias de colegio y en actividades lúdicas para la adquisición de valores y hábitos.
Por su parte, Cáritas afronta 2013 sin “ninguna mejora a nivel general” pero continuará manteniendo la ayuda a personas en la medida de lo posible.  Desde la organización recuerdan en amplio número de campañas que realizan cada año, que volverán a celebrarse el año que viene enfocadas a aquellas personas que pasan por situaciones delicadas.