Las restricciones económicas serán unas de las protagonistas del recién inaugurado curso 2012-2013 de la Academia de Artillería de Segovia, que se vio obligada a buscar fórmulas para continuar con su “desafío” de mantener la calidad de la formación. Así lo señaló hoy el general director de la Academia de Artillería de Segovia Alfredo Sanz y Calabria durante la apertura oficial del curso celebrada en las inmediaciones del Alcázar de Segovia.

En el mismo escenario en el que se inauguró el primer curso hace 248 años, en 1764, con las palabra del Padre Antonio Eximenio, el general director explicó que la institución trata de reducir costes suspendiendo en menor número de actividades “sustituyéndolas por el empleo de simuladores o por otros medios más baratos y que nos den buen rendimiento”.

La estructura habitual del curso, que este año albergará a alrededor de 250 alumnos, se mantendrá y las Promociones del Arma número 301 y 302, que cursarán 4º y 5º de carrera, serán las últimas del plan antiguo. Respecto a las promociones de Suboficiales, la 39ª cursará plan antiguo, y la 40ª entrará a formar parte del plan nuevo que incluyen novedades en los títulos de técnico superior, en mecatrónica industrial y en administración de sistemas informáticos en red. A los 200 alumnos que comienzan durante estos días, se sumarán medio centenar más de la 41ª promoción del nuevo título de técnico superior en la formación de Suboficiales.

Para finalizar Sanz y Calabria destacó la “armonía” en la integración del nuevo plan de estudios en la Academia de Artillería, así como de los profesores militares y civiles, que propiciaron “un salto cualitativo muy importante”, al combinar formación práctica con conocimientos de ámbito civil que abarcan un mayor número de campos. Además, destacó la celebración de un seminario en la Academia el próximo 4 de octubre, en colaboración con la Fundación Valsaín, sobre valores democráticos y fuerzas armadas, porque “creo que es una magnifica ocasión para que se pueda reflexionar en voz alta, sobre qué valores nos interesan mantener y cuáles dejar de lado”.

 

Acto institucional

El acto institucional que se celebró en el Patio de Armas del Alcázar de Segovia, comenzó madrugando más que en años anteriores a las 9:30 horas y entre las novedades, Sanz y Calabria destacó que la Academia de Artillería trató de “rescatar la tradición de lo que fueron las primeras lecciones”, basándolas en el fomento de los valores y más “en tiempos en los que debemos cuestionarnos todos qué estamos haciendo, de donde venimos y hacia donde vamos”.

En este sentido, el Jefe de Estudios, José Miguel de los Santos, abogó por cultivar y practicar las “cuatro virtudes”, fortaleza, prudencia, templanza y justica, que se encuentran esculpidas en la puerta de San Francisco de la Academia segoviana.

Durante, el acto al que asistieron numerosos representantes políticos y sociales, entre los que se encontraban el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, el presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, y el delegado territorial de la Junta, Javier López-Escobar, se reconoció la labor de “los que lucharon y murieron por la patria” a través de la entrega de una corona de laurel portada entre Sanz Calabria y Arahuetes.

Tras entonar con fuerza el Himno de los Artilleros, los alumnos de dirigieron hacia la Plaza de la Reina Doña Victoria a los pies del monumento a los generales Daoíz y Velarde, donde comenzaron la marcha por delante de todas las autoridades militares y políticas, para abandonar el recinto y dirigirse hacia la Academia de Artillería.